Dibujando sonrisas

09/04/2019

Hace un año vieron que hacía falta ayuda y se les ocurrió una idea, una iniciativa para reunir ropa, material escolar y juguetes para una humilde escuela de Diabat, en Marruecos. La idea se hizo realidad y a finales de febrero, después de casi 900 km por carretera, Laura, Wili y la perrita Shanna, llegaron con la furgoneta cargada de materiales para esos niños marroquíes. Maskao Cádiz

 

 Wili y Laura a su regreso después de haber llevado ayuda a una pequeña escuela en Marruecos / Jaime Becerra

 

Y han vuelto fascinados, dicen que vivieron una experiencia única e impagable en el vecino Marruecos. Hasta allí viajaron con su furgoneta cargada de sueños para repartir, el viaje fue largo pero esperanzador, con el sentimiento de ir por el camino correcto, el de aportar, de compartir y de ayudar.

 

No es la primera vez que se involucran en este tipo de acciones solidarias, han participado en eventos benéficos utilizando el surf como herramienta de motivación, integración y desarrollo para personas con necesidades especiales, niños de familias con pocos recursos o en riesgo de exclusión social. Sin embargo, es la primera vez que realizan una acción de esta envergadura y que ha requerido de bastante logística, trabajo y organización para la recogida de materiales, la planificación del viaje hasta Diabat, a 5 km. de Essaouira y la coordinación para la entrega de la ayuda recogida.

 

Laura Austry y Wili Álvarez, son de esas personas que intentan conciliar su discurso social con acciones reales, con llevar a la práctica esos buenos deseos en los que nos quedamos muchos. Willi es una persona muy conocida en la ciudad de Cádiz, surfista desde niño e instructor en su escuela Hopupu Surf Club, próxima a cumplir veinte años y en la que trabajan juntos con Laura, al igual que en todos los proyectos que están desarrollando con la escuela y la Asociación Deportiva que han creado.

 

"Lanzaron una campaña para recoger material escolar, ropa y juguetes"

 

Cuando nos enteramos de este proyecto de ayuda, les pedimos que hicieran fotos y al regreso nos contaran la experiencia, pensamos que podía ser un buen tema, de esos en los que en Maskao nos gusta dar a conocer porque son esperanzadores y normalmente, no se les da espacio en los medios de comunicación. Así es que, aquí os lo contamos.

 

¿Cómo surge la idea de llevar esta ayuda a los niños de Diabat?

El año pasado fuimos de vacaciones a recorrer la costa de Marruecos. Llevamos ropa y juguetes que no usábamos y los regalamos a unas familias y niños que conocimos por el camino, todavía recuerdo sus caras. Fue entonces cuando surgió la idea de hacer una acción social organizada, con el objetivo de recoger más cosas. Material que cae en el olvido, que no usamos y que otras personas pueden necesitar. De esta manera, proporcionamos bienes escolares, ropa y útiles.

 

Y la recogida de material, ¿cómo la habéis hecho?

A través de la asociación deportiva Hopupu Surf Club, esta pasada navidad lanzamos una campaña de recogida de material escolar, ropa y juguetes. Gracias a la donación de conocidos, alumnos de la escuela de surf, amigos, etc., conseguimos reunir suficiente material para llevar a cabo este proyecto.

 

Pero cómo era esa campaña, ¿se recogía el material donado, lo llevaban a algún sitio...?

Durante las fiestas de esta pasada navidad, hicimos la campaña de recogida de material en nuestra tienda. Realizamos un mercadillo de liquidación de artículos de surf para atraer más gente, preparamos unos carteles, y lo publicamos en redes como instagram y facebook.

 

Alto en el camino en Sidi Kaouki. La perrita Shanna, Laura y la furgoneta. / Wili Álvarez

 

Eran objetos de segunda mano en buen estado, ¿es también una forma de reciclar, de alargar la vida de las cosas? Reciclamos cosas en buen estado y de paso ayudamos a reducir la contaminación generada por el consumismo en el que vivimos. Muchas pequeñas acciones, hacen una grande. Al reutilizar estos objetos, alargamos su vida útil y ayudamos a personas, en este caso niños, a que puedan tener pequeñas mejoras en sus vidas y se contribuye para mejorar el medio ambiente en nuestro planeta.

 

¿Urge cuidar el medio ambiente, frenar el consumo desmedido y tener una mirada más solidaria con los desfavorecidos?

Nuestro lema en este sentido es “cambia tu vida para cambiar el mundo”, quiere decir que no podemos exigir al mundo que cambie solo, ya que ni las compañías multinacionales, ni las marcas, ni los gobiernos, tienen en su lista de prioridades el cambio climático. El cambio comienza en nosotros, que consumimos todo lo que producen de manera desmedida, el mundo necesita un nuevo éxodo de la ciudad al campo; cuando vivimos inmersos en la naturaleza, nos sobran muchos de los artículos que tan fervientemente compramos a diario.

Por eso esta acción social la enfocamos con objetos y materiales de segunda mano y en perfecto estado, en vez de comprar artículos nuevos.

 

"Nos donaron una máquina de coser que se la llevamos a una niña que conocimos el año pasado y estaba aprendiendo a coser a mano"

 

¿Se recibieron también donaciones económicas?

No hubo ninguna aportación económica, ya que la campaña se planteo para recoger material escolar, ropa y juguetes. Pero, nos llegaron a traer todo tipo de cosas, como una máquina de coser que se la regalamos a una niña de las familias que conocimos el año pasado. La niña está aprendiendo a coser a mano, cuando nos los dijeron, sin duda, ya sabíamos a quién regalarle la máquina de coser, no había duda. Y no olvidaremos nunca el momento en que se la dimos, se sentó en el suelo junto a la máquina y no dejaba de admirarla, la tocaba con mucho cariño y cuidado. Desde ese momento, nos acogieron como si fuéramos de la familia.

 

¿Cuándo hicisteis el viaje y entrega en la escuela?

El viaje lo hicimos este pasado mes de febrero, salimos de Cádiz el miércoles 20, fuimos viajando por la costa de Marruecos y el sábado 23 llegamos a Essaouira. Ahí conocimos al presidente de la Asociación Why Not Now, que nos ayudaron para organizar la entrega de materiales. Durante el fin de semana, organizamos y ultimamos los detalles del reparto que realizamos el lunes 25 de febrero.

 

Aula de la pequeña y humilde escuela en Diabat, donde llevaron la ayuda que consistía en ropa, material

escolar y juguetes, todos artículos de segunda mano en perfecto estado.

 

El viaje fue en furgoneta, ¿Cuántas personas ibais desde Cádiz?

Este viaje lo hicimos nosotros dos, junto con nuestra fiel amiga y compañera de aventuras, “Shanna”, nuestra perrita. Durante el viaje, conocimos personas con las que nos hicimos muy buenos amigos y acabamos haciendo una caravana. Cuando les explicamos nuestro proyecto, se apuntaron de inmediato para vivir la experiencia y ayudarnos con la entrega.

 

No os imagino durmiendo en hoteles, ¿cómo se solucionaba lo de dormir en el viaje?

Nos encanta viajar, y más con nuestra furgoneta. En ella, tenemos todo lo necesario, es nuestra casa móvil, así nos olvidamos de tener que buscar alojamientos, acampamos donde queremos, en la naturaleza y además es mucho más económico.

 

La campaña se lanzó a través de la asociación deportiva Hopupu Surf Club, de la cual sois fundadores, ¿a qué se dedica esta asociación?

Nuestra asociación ayuda a las personas a través del surf. Este deporte es una gran herramienta de trabajo que ayuda a conectar alma, cuerpo y mente. Nos ayuda a vivir el presente, aquí y ahora. Hemos realizado varias acciones sociales y benéficas acercando el surf a personas con necesidades especiales, a familias con pocos recursos o en riesgo de exclusión social.

Hopupu es una palabra sagrada en Hawái, se usa para describir el estado de paz y felicidad que produce el surf, en inglés stoked. Cuando decidimos adoptar este nombre para el club lo hicimos asumiendo como misión, compartir este estado de bienestar, promoviéndolo por el mundo, de una manera sana, natural y responsable, educando, protegiendo y creando un entorno de seguridad y conocimiento.

 

Los niños de la escuela con sus juguetes y sus profesores rodeando a Wili y Laura.

 

¿Habéis tenido algún apoyo para coordinar el proyecto?

Contactamos a una nueva Asociación Humanitaria de Artistas, Why Not Now, que realizan acciones solidarias para el pueblo Marroquí. Gracias a ellos, colaboramos directamente con las Escuelas Públicas de Marruecos de forma oficial para hacer la entrega en la escuelita de Diabat.

 

¿En qué escuela habéis entregado la ayuda y cómo la habéis elegido?

En una pequeña escuela pública de primaria en Diabat, que es donde está ubicada la Asociación Why not Now. Gracias a Abel, el presidente de la asociación, pudimos contactar con el director de esta escuela para organizar el reparto de materiales, con especial atención a las familias y niños más necesitados.

 

Reparto de materiales y juguetes en el aula. En primer plano, niñas y muñeca.

 

Imagino que os recibieron con una inmensa alegría, ¿cómo fue?

No olvidaremos esa mañana cuando llegamos con la furgoneta llena. Todos los niños salieron de las aulas para recibirnos, nos embargo una gran emoción al ver esa reacción y nos llenamos de satisfacción al ver como se les dibujaba esa gran sonrisa. Sabían que llegaban cosas para ellos. Entregamos uno a uno los juguetes y la ropa, era maravilloso ver sus reacciones, como la gran felicidad de una niña al recibir una nueva camiseta o la cara de sorpresa de un niño cuando vio su nuevo cochecito de juguete.

 

Un niño con su coche nuevo en el aula durante el reparto.

 

¿Tenéis pensado realizar otra acción similar con Marruecos?

Nos encanta Marruecos, y nuestra intención es visitarlo todos los años. Después de esta acción, queremos hacer otro viaje para llevar más ayuda a personas necesitadas. Así es que la próxima campaña, la haremos a final de este año, realizando la recogida de materiales y artículos en nuestra tienda durante todo el mes de Diciembre. Y esta vez, nos gustaría recaudar todo tipo de materiales y enseres: material escolar, ropa, juguetes, herramientas, accesorios de cocina, accesorios para el hogar, etc.

 

"Merece la pena ver lo grande que puede ser la sonrisa de un niño"

 

Habéis dedicado mucho tiempo y esfuerzo, ¿ha merecido la pena?

Ayudar a otras personas nos llena de satisfacción, y más aun a familias necesitadas, que agradecen cualquier detalle, ofreciendo a cambio todo lo que tienen. Y claro que merece la pena ver lo grande que puede llegar a ser la sonrisa de un niño, es vida. Ha sido una de las mejores experiencias que hemos vivido, ayudar un poco a que muchos niños fueran más felices esos días. Merece la pena, sin duda.

 

Llegada a la escuela. Los niños miran expectantes mientras se está descargando la furgoneta.

 

Esta pareja, que son un buen tándem, hacen muchas pequeñas cosas a lo largo del año, sin estridencias ni bombos y platillos. Esta última acción solidaria, aunque ellos también la llaman "pequeñas cosas", ha sido bastante más grande y ya se preparan para el siguiente viaje. "A ver si montamos una buena caravana solidaria", comentaban en un "off the records" consentido para publicar.

 

En muchas, quizá demasiadas ocasiones, somos testigos de cómo desde las personas se pueden articular movimientos solidarios eficaces, sin burocracia ni vueltas y más vueltas como suele suceder desde las instituciones, cuando conseguir una autorización, un apoyo o dar luz verde a un proyecto, se dilata hasta la extenuación, hasta el cansancio y el abandono. Nos damos cuenta también, que si unos toman la iniciativa, no es demasiado difícil que la gente se sume y saque su lado más solidario para apoyar una causa, como queda demostrado en esta experiencia que llevaron a cabo Laura y Wili.

 

"Arrancaron la furgoneta y se plantaron en una humilde escuela de Marruecos para

dibujar sonrisas"

 

Les vimos las pasadas navidades preparando la recogida y organizando el mercadillo, con pocos medios y mucho corazón; unos carteles por el barrio, otros en zonas más alejadas, comentándolo a alumnos y conocidos más mucho internet para dar a conocer la idea. Y funcionó. Después, a finales de febrero, aprovecharon ese pequeño espacio de tiempo con el que cuentan cada año para cerrar la escuela de surf, arrancaron la furgoneta y se plantaron en una humilde escuela de Marruecos para repartir ilusiones y dibujar sonrisas o

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Otros temas de éste número

El prestigio por los pelos

November 13, 2019

La juventud despierta a Chile

November 13, 2019

1/15
Please reload

Contáctanos
LOGOnegro.png

Todos los derechos reservados Maskao Magacín 2019 / Cádiz España