Imprescindibles

09/03/2019

Andaba con el humor agrio a raíz de ver y escuchar tantas marrullerías de los iluminados de la derecha y su extremo. También por la dilución, como un azucarillo, del discurso de las izquierdas, con tantos matices de fondo, que desdibujan el mensaje. A más mentiras y manipulaciones de los "españoles de bien", menos sonrojo en sus rostros pero mi bilis, estaba a punto de ebullición. Y más cuando sus dañinas peroratas, resuenan en los lugares comunes de mi barrio y mi ciudad. Que miedo. Por Fran Sánchez / Fotos Jaime Becerra

 

 La manifestación feminista de Cádiz fue todo un éxito, al igual que las del resto del país.

 

Pero el pasado viernes, el 8M en Cádiz, me devolvió la esperanza e incluso, la ilusión. Una hora antes de la salida de la manifestación convocada para las seis de la tarde, en la Plaza Asdrúbal, el ambiente ya empezaba a tomar color, todo era alegría. El sol se hizo cómplice y calentaba efusivo aunque todavía es invierno. Era un marco perfecto que auguraba otro gran Día de las mujeres. Y se agradece tanto. Más cuando andamos tibios y si no es por los jubilados, los estudiantes, incluso las manifestaciones del 1 de mayo, la anestesia es tan fuerte, que ya ni nos quejamos.

 

"Ellas lo han vuelto a hacer. Son la mecha que prende y tira de los demás, de todos los que estuvimos allí para gritar"

 

Pero ellas, lo han vuelto a hacer. Porque son la mecha que prende y tira de los demás, de todos los que estuvimos allí, diferentes edades, diferentes sexos, diferentes razas, diferentes... pero con una idea integradora e inclusiva que nos llevó a gritar todo lo que podíamos y más. Era en apoyo a las mujeres pero, no olvidemos, que es en apoyo de la igualdad, de lo justo y en eso, nadie debe quedarse atrás.

 

Tenemos que reinventar muchas cosas de la sociedad, de las estructuras actuales que han sido diseñadas por las "leyes de los hombres" con la eficaz ayuda doctrinal de la religión, tan insertada en los círculos de poder desde hace siglos, que cuesta entender su omnipresente figura en los tiempos que corren. Y es que poco o nada se puede hacer si a las niñas y niños, desde pequeños, se les inculca -yo diría adoctrina- con creencias que abogan por la desigualdad entre sexos y encaminan a las niñas por una senda de sumisión frente a los niños que luego serán hombres, el trabajo para desandar ese camino, no es un asunto menor.

 

 

Antes del inicio de la manifestación en Asdrúbal. Últimos toques a las pancartas y “pintura de guerra”.

 

 

Antes del comienzo de la manifestación, se ultiman pancartas, se ensayan cánticos y los distintos grupos de colectivos feministas coordinan su puesta en escena. Se pintan caras con símbolos en lila o morado y se acomodan disfraces y atuendos. No hay que olvidar que Cádiz todavía estaba inmerso en el Carnaval y muchas de las participantes van perfectamente disfrazadas; después de la manifestación, la noche será larga entre las calles del casco antiguo.

 

Casi en la esquina de la Avenida de Andalucía, por donde transcurrirá la manifestación hasta el centro de la ciudad, pasando por la Plaza del Ayuntamiento para finalizar en la Plaza de la Catedral, hablo con Juana, coordinadora del colectivo 8M, que recuerda a todas las mujeres que no han podido estar porque han sido asesinadas a manos de la violencia machista. Le cuesta hablar, se emociona. Es de esas personas que llevan muchos años de lucha y está preparando una especie de "performance" con la que irá en medio de la manifestación. Maniatada, con una venda en los ojos y unas cuerdas que simulan su apresamiento. "¿Tú eres Juana?", le dice una mujer que acababa de llegar. "Con lo que he oído hablar de ti", le comenta mientras la saluda con un abrazo.

 

Juana recordando y dando visibilidad a las ausentes, a las mujeres asesinadas por la violencia machista. Toda la coordinación, organización y orden de la manifestación, en manos de mujeres. Café Feminista de Cádiz a punto de iniciar la marcha. Otro cartel que deja las cosas claras.

Imágenes para ampliar, pincha en ellas.

 

 

La organización y orden, compuesta de forma íntegra por mujeres, no para de dar indicaciones para formar las diferentes columnas y su colocación dentro del recorrido. Como decía antes, son varios los colectivos feministas de Cádiz los que se sumaron a esta manifestación, diferentes voces que se unen para lanzar un grito común bajo el punto de encuentro de la igualdad de derechos. Aunque el mensaje es más amplio a partir de esa igualdad. Es un discurso integrador que denuncia injusticias y desigualdades en muchos, quizá demasiados, aspectos de nuestra sociedad como: migración, xenofobia, homofobia, educación y sanidad pública, precariedad laboral, techos de cristal, desigualdad salarial, el cuidado de personas y un largo etcétera como el tema del aborto, un asunto que tampoco entienden desde el bando conservador y que utilizan de forma rastrera y mezquina para confundir, llegando a criminalizar a las mujeres que defienden este derecho.

 

"Proponen un mundo mejor pero de verdad"

 

En definitiva, proponen un mundo mejor y de verdad, no sólo dibujado en párrafos de constituciones o programas políticos que no se cumplen, es de urgencia aplicar esas leyes, mejorarlas y ponerlas en práctica.

 

Además, la irrupción de la ultraderecha en la escena política nacional, está consiguiendo que le veamos las orejas al lobo. La aparición del involucionismo, en vez de activar un muro de contención, ha contagiado a la "derecha sin complejos" y a la veleta liberal, contando con el apoyo del neofranquismo para poder gobernar, y nunca mejor dicho, a costa de lo que sea en Andalucía. Son los mismos que compartieron "mani" en Madrid, aferrados a una retahíla de mentiras para sacar a los abanderados, repartir carnés de buenos españoles y ver, más o menos, cuántos eran. Movieron Roma con Santiago para llenar autobuses desde toda España con viaje gratis, pero aún así, apenas llegaron a los 45.000. Sin embargo, el tema no está para bromas.

 

"La manifestación de Cádiz y las de toda España, activaron a la gente"

 

La manifestación de Cádiz y las de toda España, activaron a la gente. El movimiento feminista ya puede estar orgulloso. En la tacita de plata se calcula que unas 15.000 personas salieron a la calle, el Padrón Municipal de la ciudad de 2018, contabiliza 116.979 personas, podemos decir entonces que el éxito ha sido enorme. Y eso sin poder contar con muchas mujeres y hombres que, seguro, hubieran querido sumarse pero, al estar Cádiz en Carnaval, la hostelería aprovecha al máximo este tiempo y son muchas las personas que trabajan en bares, restaurantes, hoteles, etc., y a esas horas de un viernes, es imposible asistir.

 

 

Arriba A bombo y platillo se anunciaba la que iba a ser una tarde y una manifestación de gran éxito.

Abajo Representantes de un sindicato de trabajadoras y trabajadores.

 

 

No olvidemos que hablamos de un sector, la hostelería, en el que trabajan muchas mujeres y hombres bajo unas condiciones miserables, con jornadas de 10 o 12 horas pero con contratos de 4 que proporcionan grandes beneficios a sus patrones y grandes perjuicios a sus pensiones. Por no hablar de las "Kellys" que ya se han puesto en lucha tras tanta explotación.

 

A las seis de la tarde arrancó la manifestación desde la Plaza Asdrúbal, me llamó la atención que solo se había habilitado un carril de la Avenida de Andalucía, tal vez porque las obras en el Paseo Marítimo con tráfico en un sentido, impedían que se cortaran los dos carriles de la avenida principal de Cádiz. O quizá, no se esperaba tanta gente. La cuestión es que ya próximos a las Puertas de Tierra, a la altura de la calle Juan Ramón Jiménez, se habilitaron los dos carriles y la manifestación se mostró en todo su esplendor, ¡que de gente había!

 

"Mujeres combativas ni sumisas ni pasivas"

 

Cantos reivindicativos, música, guitarras, altavoces y mucha alegría inundaron la calle. Los transeúntes se paraban a mirar, a hacer fotos y en su mayoría, con caras complacientes, de aprobación, mientras, desde la manifestación se les animaba con un sonoro: "no nos mires, únete". Había cánticos para todos los gustos, con especial atención a las amenazas más acechantes, como las alusiones al jinete de la reconquista y las intenciones de su partido de empezar a hacer "listas negras", con toda la guasa gaditana le cantaban: "Santiago Abascal, apúntame ya". Pero cuando el unísono subía de nivel, era con: "Mujeres combativas, ni sumisas ni pasivas", seguido del: "que no, que no, que no tenemos miedo". También se unía al repertorio el grito de encaje "universal" utilizado en las manifestaciones de toda España con el nombre de cada ciudad: "Cádiz será, la tumba del fascismo" o el jocoso: "Manolo, hoy te cocinas tú solo".

 

 

Unas 15.000 personas asistieron a la manifestación feminista en Cadiz. La coordinación y orden fue a cargo de mujeres de los distintos colectivos de la ciudad. No hubo ningún altercado ni disturbio. Imágenes para ampliar, pincha en ellas.

 

La organización fue excelente, sin disturbios, ni malos rollos. Este movimiento es pacifista y el cambio pasa por la sensatez, con un discurso claro y directo, sin retórica vacía como la que nos tienen acostumbrados la mayoría de líderes políticos.

 

Por eso no me extraña que existan personas que siguen negando e incluso, ridiculizando este enorme movimiento, esta ola inmensa que esperemos crezca más. Son personas que no están dispuestas a perder privilegios, que su sentido de la solidaridad empieza por ellos primeros y el concepto de justicia e igualdad, cuando se pueda y como ellos quieran. Son las mismas personas que andan buscando con agilidad torpe, sinónimos de la palabra feminismo para apropiárselo, para reinventarlo hasta convertirlo en la nada o en una forma de aceptar el patriarcado con una sonrisa cómplice y complaciente. Pero también hay personas que sufren una galopante y soberbia ignorancia.

 

 

El feminismo ofrece una visión amplia y diferente, donde temas como el medio ambiente también están en sus reivindicaciones y el cambio climático es una alerta sobre el equivocado sistema productivo.

 

La esperanza es que lo visto el pasado 8 de marzo se vea reflejado en las próximas elecciones, de lo contrario, será tan solo un espejismo. Ellas han dado otro paso más adelante, ahora entre todos, debemos seguir empujando y hacer pedagogía en nuestro entorno. Uno de los grandes peligros es el voto desinformado, el que se deja impresionar por la mentira. Si realmente nos consideramos responsables, ahora más que nunca, es necesario hacer nuestros deberes democráticos, informarnos, contrastar la información y saber exactamente que nos ofrece cada partido y su ideología. Toca pensar en futuro, en que las leyes de hoy afectarán a nuestros hijos, nuestros nietos y a las generaciones futuras. Que hablar de cambiar un sistema económico colapsado no es ser radical, es constatar una realidad.

 

"El impulso del movimiento feminista, tiene que servir para coger el timón del cambio"

 

Ya no podemos fallarles a las mujeres, ni a nosotros, el impulso del movimiento feminista, su lucha constante y la enorme convocatoria que han demostrado, tiene que servir para coger el timón del cambio y ellas están señalando el camino. Son imprescindibles o

Más fotos aquí

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Otros temas de éste número

El prestigio por los pelos

November 13, 2019

La juventud despierta a Chile

November 13, 2019

1/15
Please reload

Contáctanos
LOGOnegro.png

Todos los derechos reservados Maskao Magacín 2019 / Cádiz España