El andaluz Blas Infante

13/02/2019

El 28 de febrero se celebra el día de Andalucía, la fecha conmemora la celebración del referéndum de iniciativa del proceso autonómico andaluz, en el año 1980, que le otorgó el reconocimiento como Comunidad Autónoma.

 

Blas Infante / Fundación Blas Infante 

 

 

En abril de 1983 el Parlamento de Andalucía reconoce a Blas Infante como Padre de la Patria Andaluza, en un acto de justicia histórica, que reconoce la importancia de su figura en el proceso autonómico andaluz. ¿Pero quién era Blas Infante? Porque sabemos que, como ocurre con cierta frecuencia, son nombres que se enarbolan sin conocer el por qué, más allá de lo aprendido y repetido en el colegio. Por eso y a raíz de la fecha de celebración de la Autonomía de Andalucía, intentamos en este artículo, hacer una semblanza ágil sobre el personaje.

 

"Tengo clavada en mi conciencia, desde mi infancia, la visión sombría del jornalero.

Yo le he visto pasear su hambre por las calles del pueblo"

 

Blas Infante Pérez nació en 1885 en Casares (Málaga), allí pasó sus primeros años hasta 1895, cuando ingresa como alumno interno en el colegio de los Escolapios de Archidona (Málaga). Vive su infancia en el contexto de una Andalucía campesina, que atraviesa un momento de crisis, fuerte analfabetismo, paro y emigración, que marcarán su posterior visión política y que 20 años después, en 1915 plasmaría en su "Ideal Andaluz":

"Yo tengo clavada en mi conciencia, desde mi infancia, la visión sombría del jornalero. Yo le he visto pasear su hambre por las calles del pueblo, confundiendo su agonía con la agonía triste de las tardes invernales...".

 

 

Casa natal de Blas Infante en Casares (Málaga).

Detalle del interior de la casa con la máquina de escribir utilizada por Infante.

Wikimedia

 

 

La crisis de 1898

El desastre de 1898 provocado por la guerra hispano - cubana - norteamericana, generó una fuerte crisis en España y Blas tuvo que dejar el colegio, el último curso de bachillerato lo hizo por libre. Regresa a Casares donde trabaja durante un tiempo como escribiente en el Juzgado Municipal, al mismo tiempo, estudiaba a distancia en la facultad de Derecho de la Universidad de Granada, a la que viajaba los meses de junio y septiembre para examinarse

y finalizar su carrera en 1906.

 

Vuelve otra vez a su pueblo natal, para preparar las oposiciones a notario que aprueba en 1909 y un año más tarde, es destinado a la notaría de Cantillana (Sevilla). Al establecer su residencia próxima a Sevilla, entra en contacto con el mundo político e intelectual del Ateneo sevillano, donde se impregna de la preocupación por las reformas políticas, la problemática social y las cuestiones andaluzas que fue conociendo de primera mano, al tener que ejercer como notario en otras localidades como Isla Cristina (Huelva), donde trabajó durante la década de 1920.

 

"En 1919 redacta el Manifiesto de Córdoba, en el que reivindica a Andalucía

como nación" 

 

De esta etapa son sus primeros escritos. El más importante, "Ideal Andaluz", donde explica su visión personal de la historia, la identidad y los problemas de Andalucía, así como propuestas para su fortalecimiento, lo presenta en el Ateneo sevillano en 1914 y se publica un año más tarde. En 1916 funda el primer Centro Andaluz en Sevilla para crear un órgano de expresión de la realidad cultural y social de Andalucía. Comienza así a dar forma a la lucha por la Autonomía. Promueve también la celebración de la Asamblea de Ronda de 1918, donde se asume la llamada Constitución Federal de Antequera de 1883, que pretendía la integración en un Estado conformado por varias entidades territoriales. En esa Asamblea, se aprueban la bandera blanca y verde y el escudo de Hércules triunfador como símbolos de la Autonomía de Andalucía. En 1919 redacta el Manifiesto de Córdoba, en el que reivindica a Andalucía como nación. Es también el año en que se casa con Angustia García Parias, con la que tendrá cuatro hijos. Ese mismo año publicó La Sociedad de las Naciones. y en los siguientes dos años escribió Motamid, último rey de Sevilla (1920), Cuentos de animales (1921) y Almanzor.

 

Original del Ideal Andaluz / Wikimedia

 

 

Rechazo a la dictadura

En 1923 llega la Dictadura de Primo de Rivera y Blas Infante rechazó colaborar con ella, por lo que en represalia fueron clausurados los Centros Andaluces fundados por él en 1916, así como la editorial de la revista Andalucía, plataforma del andalucismo político. En 1928 viajó a Galicia para reunirse con los ideólogos del galleguismo, llegando a participar en la revista galleguista Nós. Durante estos años también viajó por Portugal y en 1930 dio una conferencia política en la Sociedad Económica de Amigos del País de Málaga, donde ensalzó al pueblo andaluz y su historia. En 1931 participó en la candidatura del Partido Republicano Revolucionario a las elecciones generales.

 

En el período de 1923 a 1931, Blas Infante se traslada a Isla Cristina como notario y vive allí una etapa de “exilio interior” dedicado al estudio y a la familia, mientras observa cómo se desvanecen los logros conseguidos en la lucha por la Autonomía. También durante esta etapa, viaja por Marruecos en busca de la tumba de Al–Motamid (último rey de Sevilla) e investiga los orígenes del flamenco.

 

Segunda República

En 1931 se proclama la Segunda República y Blas Infante regresa a Sevilla como notario de Coria del Río. Allí levanta Dar–al–farah (la Casa de la Alegría), donde pasará los últimos años de su vida. Desde esta residencia retoma su labor pro–Estatuto y vuelve al terreno de la política, formando parte, sin éxito, de algunas candidaturas andalucistas y redactando un proyecto de Reforma Agraria que se paraliza en las Cortes.

 

 Casa de la alegría en Coria del río / Wikimedia

 

También en 1931, publicó el libro "La verdad sobre el complot de Tablada y el Estado libre de Andalucía", que critica con dureza la manera de actuar de la República y relata el boicot al que fue sometida su candidatura andalucista en las elecciones. En esta obra, su postura se radicaliza en la definición del "Estado libre de Andalucía".

 

A pesar de lo que él denunció como boicot político sufrido en anteriores comicios, se presentó de nuevo en las elecciones de noviembre de 1933 por Málaga, dentro de una coalición llamada Izquierda Republicana Andaluza, formada por el Partido Republicano Radical Socialista (PRRS) y por la Izquierda Radical Socialista, candidatura que fracasó y supuso una gran desilusión para Infante.

 

Aún así, en 1933 propuso que la melodía del canto religioso Santo Dios, un himno que cantaban segadores de algunos pueblos andaluces a la salida o a la puesta del sol, fuera el Himno de Andalucía, cambiándole la letra por un texto suyo. Este himno, junto con la bandera y el escudo elegidos en la Asamblea de Ronda de 1918 y por las Juntas Liberalistas de Andalucía en 1933, son actualmente los símbolos oficiales de la Comunidad Autónoma

de Andalucía.

 

Escudo de Andalucía ideado por Blas Infante.

 

 

En un clima convulso a nivel político y social, en enero de 1933 se aprobó en la Asamblea de Córdoba un Anteproyecto de Bases para el Estatuto de Autonomía de Andalucía, con la intención de someterlo a referéndum. Tras las elecciones de 1936, con la victoria del Frente Popular, el movimiento andalucista recobró fuerzas. Durante

la Asamblea de Sevilla, celebrada el 5 de julio de 1936, se aclamó a Blas Infante como presidente de honor de la futura Junta Regional de Andalucía.

 

"Fue fusilado por falangistas, sin juicio ni sentencia, el 11 de agosto de 1936 en el Km 4 de la carretera de Sevilla a Carmona"

 

Golpe y fusilamiento

Pero a los pocos días, se produjo el golpe militar que inició la Guerra Civil Española. Varios falangistas detuvieron

a Blas Infante en su casa de Coria del Río y fue fusilado el 11 de agosto, sin juicio ni sentencia, junto a otros dos detenidos en el kilómetro 4 de la carretera de Sevilla a Carmona. Cuatro años más tarde, el Tribunal de Responsabilidades Políticas, creado después de la guerra, le condenó a muerte y a sus herederos a una multa económica, según el documento de 4 de mayo de 1940 escrito en Sevilla:

"porque formó parte de una candidatura de tendencia revolucionaria en las elecciones de 1931 y en los años sucesivos hasta 1936 se significó como propagandista de un partido andalucista o regionalista andaluz".

 

Monumento que indica el lugar donde fue fusilado

Blas Infante, junto a la Avenida Kansas City en Sevilla.

Wikimedia

 

 

Con esta historia, esta biografía, es imposible no hacer referencia a las alusiones realizadas por el recién nombrado presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, a Federico García Lorca y Blas Infante, como andaluces ejemplares, en su discurso de investidura. Los dos personajes aludidos, fueron fusilados por el bando franquista durante la Guerra Civil y ha sido el partido del nuevo presidente (PP) y su ideología, el más reacio a condenar el golpe de estado de Franco aunque, finalmente, lo hizo a regañadientes en 2002. Del mismo modo han ninguneado la Ley de Memoria Histórica e incluso, uno de los partidos de ultra derecha que ha favorecido su investidura, plantean derogarla. Aquel día y en aquel momento, los restos de Blas Infante y los de Lorca, fueron mancillados sin pudor o

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Otros temas de éste número

El prestigio por los pelos

November 13, 2019

La juventud despierta a Chile

November 13, 2019

1/15
Please reload

Contáctanos
LOGOnegro.png

Todos los derechos reservados Maskao Magacín 2019 / Cádiz España