El Bar de las historias salvajes

11/11/2018

Es un bar galería pequeño, pero quizás de los más grandes por su vocación y sueños. Agazapado en un semisótano del barrio de Prenzlauer Berg, en Berlín, Wild Tales Bar despliega una oferta tan amplia como asombrosa que va más allá de poner copas, es también un revulsivo multicultural y cosmopolita.

 

Interiores, espacios inconfesables / Jaime Becerra

 

En marzo de 2017, Leila Bacchiocchi, nacida en España de padre Italiano y madre alemana, junto con Fernando López, nacido en Alemania y de padres chilenos, abrieron el bar y cumplieron un sueño, después de todo, trabajaron mucho para conseguirlo y Leila, desde los 17 años, ya soñaba con tener su propio bar. Para ellos, esa

"fue la primera línea escrita de la historia de Wild Tales Bar."

 

Esta es la historia de un bar escrita por Leila y Fernando bajo el lema: "De los sueños a la realidad"; Inspirado en

la película homónima argentina, "Cuentos salvajes" (Wild Tales), que narra las "historias salvajes" de diferentes personas. Nos dicen que la idea para el nombre del bar, salió en un Brainstorming. "Nos encantó ya que tenemos muchas historias locas que contar, es más, hay un libro aquí para que cada cual pueda escribir sus propios relatos salvajes."

 

Con estos antecedentes, el pozo cultural del proyecto es, cuando menos, interesante. Las raíces familiares de estos jóvenes les ha permitido beber de la cultura italiana, chilena, alemana e incluso española, Fernando estuvo en Málaga trabajando una temporada, ya tiene experiencia en la profesión.

 

¿Llevas mucho tiempo trabajando en la hostelería?

"Empecé hace unos 15 anos en Chile, en restaurantes y bares. Después me vine a Europa. Empecé como camarero

y he conseguido llegar a ser también Barman."

 

¿Cómo habéis terminado en Berlín?

"Leila volvió a terminar sus estudios, y yo para conocer, me habían hablado mucho de Berlín. Debo decir que me enamoré de esta ciudad rápidamente", nos cuenta Fernando.

 Leila Bacchiocchi y Fernando López, propietarios de Wild Tales Bar en Berlín.

Uno de los cócteles que ofrece el bar. / Leila B. / J. Becerra / Wild Tales bar

 

 

¿Cuándo nace el proyecto Wild Tales Bar?

"El proyecto nace hace unos tres años para ser exactos. Y con la idea de cumplir un sueño."

 

¿Cuál es vuestra oferta cultural y de ocio?

"Hacemos exposiciones de pintura y fotografía, como también cine, conciertos, humor o cualquier actividad cultural que se pueda hacer en este espacio."

 

¿Quién ha decorado el bar?

"Nosotros, en este bar, está todo hecho por nosotros mismos."

 

¿Tenéis alguna especialidad, cócteles, combinados, cerveza...?

"Por supuesto, tenemos algunas creaciones propias en cócteles, cerveza Checa que es de las mejores

y Pisco en todas sus formas."

 

Hay una gran variedad de cócteles clásicos, modernos y creaciones de Fernando, en su mayoría a base de whisky. Pero nosotros probamos una Margarita y saca muy buena nota, muy buena.

El ambiente es agradable, con luz tenue entre las sombras y los destellos de las fotos de la exposición iluminadas. Por el interior del local se desperdigan pequeños rincones que recrean diferentes atmósferas, bajo una atmósfera común. En la salita del fondo destaca una reproducción a gran tamaño de "El sueño" de Henri Rousseau, tal vez guarde relación con el lema de Leila y Fernando. Hay taburetes, sillas, butacas, butacones... una variedad ecléctica

y divertida para elegir dónde sentar las posaderas.

 

Reproducción de el cuadro “El sueño” de H. Rosseau, en uno de los rincones del bar. / Maskao

 

 

¿Cómo es el ambiente en el bar?

"Queremos que te haga sentir bienvenido y, al mismo tiempo, invitarte a sumergirte en otro mundo para contar historias, experimentarlas o escribir nuevas. Por eso también tenemos una programación variada: música en vivo, lecturas, proyecciones de películas, exposiciones, concursos, etc. Cuentos contados por artistas, por ti y por mí.

De eso va Wild Tales: arte y cultura."

 

Cuando estuvimos en el bar, estaban expuestas las fotografías del alemán Wolfgang Glück y del chileno Kamel Froschmann, ambos artistas residentes en Berlín. Son básicamente primeros planos y juegos de formas de un pene y escroto, imágenes que no suelen ser vistas y puede haber, que las hay, personas que se sientan incómodas.

Las fotografías son inocuas, pueden gustar más o menos pero no hacen daño y aportan otra mirada de las cosas, de los conceptos y las etiquetas.

 

La exposición de penes y testículos... 

¿Es una provocación o una manera de normalizar la mirada sobre nuestro cuerpo?

"Un poco de las dos. Algunas fotos pueden parecer agresivas aunque siempre en su entorno natural.

Aunque hay gente que le cuesta al comienzo, al final todos se relajan."

 

Espacios íntimos con una de las fotografías de la exposición

de Wolfgang Glück y Kamel Froschmann. / Maskao

 

 

¿Qué comentarios habéis recibido?

"De todo un poco. A mucha gente le gustó lo atrevido de la exposición y fue un éxito ya que se vendieron

más de la mitad de las fotografías."

 

¿Nuevas actividades?

“El 2 de noviembre inauguramos una exposición de pintura y los domingos tenemos un ciclo de cine clásico.”

 

Cócteles, una de las especialidades de Wild Tales Bar. / Maskao

 

En menos de un año, Lelia y Fernando han situado al Wlid Tales Bar en la noche berlinesa, con una clara apuesta de ocio y cultura. Como un faro guía, cada noche y fiel a su cita, este bar abre a las seis de la tarde y hasta las tres de la mañana los fines de semana, "pero siempre se alarga", puntualiza Fernando con una sonrisa. 

Maskao

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Otros temas de éste número

El prestigio por los pelos

November 13, 2019

La juventud despierta a Chile

November 13, 2019

1/15
Please reload

Contáctanos
LOGOnegro.png

Todos los derechos reservados Maskao Magacín 2019 / Cádiz España