Civismo

09/07/2018

Civismo, bonita palabra, suena bien, de buen rollo y parece que nos da la clave para que las abigarradas ciudades

y sociedades, puedan funcionar de forma más amable. Creo que también es parte de nuestra evolución.

Sin civismo, esta selva sería más dramática.

 

 

Y claro que hemos avanzado, ya hace siglos que no tiramos los orines por las ventanas y hasta hace poco, se podía leer en la mayoría de los bares un cartelito que ponía: "Prohibido escupir al suelo". Si hasta hace no mucho nos jactábamos de las cabezas de gambas tiradas junto a la barra, dimos el brazo a torcer a la evidencia y al espanto

de los turistas. Ya no se ve la cochambre de gambas, servilletas y conchas de mejillones en los suelos de los bares, vamos aprendiendo.

 

Pero otros asuntos demuestran que se nos olvida el civismo y la "calle es nuestra". Por eso es común ver a grupos de personas charlando en mitad de la acera, justo en el trozo más estrecho y uno no sabe por dónde pasar.

Y nadie se inmuta hasta que es necesario el uso del: "me deja por favor". Es la clave para abrir, el grupo deja un pasillo mientras sigue con su animada charla. Ya, son encuentros fortuitos, pero en el medio y nadie repara en hacerse un poco al lado para dejar paso.

 

O la chica que baja a pasear el perro pero solo atiende a su móvil. Su cabeza clavada en la pantalla la abduce y no se da cuenta que la cuerda del animalito ya va larga, de lado a lado de la acera y uno con temor a los perros, sí, lo confieso. Si esa chica pusiera más atención a su mascota, a unos cuantos nos evitaría un mal trago. Y no exagero, que conozco a muchas personas que como yo, le tienen mucho respeto a los perros.

 

Ya lo de dar las gracias, se va reduciendo a círculos cercanos. Antes, si uno cedía el paso o la entrada por una puerta, con toda seguridad recibía un atento: "gracias o muchas gracias", y no es que uno esté esperando agradecimientos, pero qué menos, ¿no? Llevo tiempo dejando pasar gente delante de mí y apenas escucho el "gracias". ¿Se nos ha olvidado o cada vez somos más introvertidos?

 

Pues eso, que un poco de civismo no va mal, mejora nuestros encuentros en los sitios comunes, en la batalla de la calle que libramos cada día. Es poner gentileza a la vida y facilitar sonrisas, es poner buena cara a los demás y a uno mismo.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Otros temas de éste número

El prestigio por los pelos

November 13, 2019

La juventud despierta a Chile

November 13, 2019

1/15
Please reload

Contáctanos
LOGOnegro.png

Todos los derechos reservados Maskao Magacín 2019 / Cádiz España