El parque de las formas

17/05/2018

Es la isla verde de Cádiz, incrustada entre el casco antiguo y el mar de la bahía. Una pequeña selva plagada de especies vegetales de todo el mundo y árboles podados con pincel.

 

Paseo principal del Parque Genovés, en Cádiz / J. Becerra


Entrar al parque Genovés es un salto a un espacio paralelo, tranquilo, colorido y fascinante que descubre sus encantos al visitante poco a poco y lo sume en un viaje al tiempo detenido, de silencios armónicos, de cantar de pájaros y charlas de cotorras revoltosas. Fuentes, esculturas y monumentos, se presentan hieráticos ante nuestros ojos. Son vigías pétreos de miles de historias, de romances y desamores, de risas y llantos, de conspiraciones

y alabanzas que han custodiado con celo durante siglos.

 

A finales del XVIII se deposita la semilla, un primer parque situado entre los cuarteles del Camposanto, de la Bomba y la muralla junto al mar. Era un paseo mal cuidado y desarbolado, conocido popularmente como el Paseo del Perejil, nombre acorde a lo modesto de sus hechuras.

 

Ya en 1854 se amplían los jardines y se aumenta considerablemente el número de árboles, convirtiéndose en un frondoso parque que es bautizado como "Paseo de las Delicias". Esta ampliación tuvo que ver con la epidemia de cólera que azotó a Cádiz en esa época, dando trabajo a las personas necesitadas. Nueve años después se demolió el Cuartel de la Columela, repoblándose el solar con árboles de distintas especies, entre las que predominó el ciprés americano.

 

Pero la remodelación más importante llegó en 1892 bajo la dirección del valenciano Gerónimo Genovés i Puig, por eso, el parque tiene por nombre el apellido de este valenciano polifacético que hizo su vida en Cádiz. Genovés llegó a la ciudad siendo un niño. Se dedicó a los negocios y a la política hasta conseguir, en 1863, ser nombrado regidor.

 

 Eduardo Genovés proyectó el trazado del parque

que se conserva hasta hoy.

 

 

En esa época realiza su primer gran proyecto para Cádiz, el ensanche de la plaza de la Catedral que culminaría a finales del XIX cuando ocupó la alcaldía de la ciudad. Militó en las filas conservadoras y participó en la fundación del periódico La Voz de Cádiz. Tras la caída de Isabel II, Genovés colaboró con Cánovas del Castillo para restaurar la monárquica de Alfonso XII.

En su última etapa al frente del Ayuntamiento, Genovés acometió la reforma del paseo de las Delicias para ampliarlo con la incorporación de los terrenos del "Bosque del Ejército". Se incorporaron fuentes, cascada con lago, gruta, salón de conciertos y café, así como nuevas especies botánicas, algunas de ellas de gran rareza

y espectacularidad.

 

Eduardo Genovés sufrió un ataque al corazón paseando por el parque y a los tres días, falleció

 

Después de su retiro de la polítca el 5 de julio de 1897, Eduardo Genovés sufrió un ataque al corazón mientras paseaba por “su parque”. Tres días más tarde, fallecía en su domicilio.

 

Es un parque lleno de matices, de sonidos

y silencios, de rincones y atmósferas. J. Becerra

 

 

Con posterioridad se instala el conjunto escultórico "Niños bajo el paraguas", fuente traída desde París que representa la alegoría de un cuento. La iniciativa fue del entonces director del Parque, Fidel Caballero. Luego se sumaron otros monumentos como los dedicados a José Celestino Mutis (botánico, geógrafo, matemático, médico

y docente) y a la Duquesa de la Victoria, una noble gaditana que renunció a sus privilegios para cuidar a los heridos de la Guerra de Marruecos, un monumento realizado por el escultor ovetense, Julio González Pola, en 1925.

 

A finales del siglo XIX se construye un teatro con estructura metálica realizada por Gustave Eiffel. Después, en 1930, esta misma estructura se destinó a la construcción del Mercado de la Merced, la actual Escuela de Arte Flamenco.

Y en el parque se construyó otro teatro pensado para el verano que conoció épocas de esplendor, aunque ahora siga en rehabilitación eterna desde 2012.

 

Fotos para ampliar, pincha

Colorido y alegría salpican muchos rincones del parque

 

 

Este parque albergó recintos que están en la memoria de los gaditanos como el famoso Cortijo de los Rosales, célebre sala de fiestas que brilló con luz propia hasta 1970, cuando cerró sus puertas.

 

Hay más de cien especies de árboles y arbustos diferentes

 

La actual estructura del parque, ideada por Genovés, es un paseo longitudinal bordeado por cipreses podados al estilo inglés con formas maravillosas y frondosos parterres. Es el eje central del parque que se complementa con piezas de estructura irregular repletas de árboles, palmeras datileras, arbustos y plantas ornamentales. Entre sus especies más destacables está el metrosideros o pohuttukawa, un raro ejemplar originario de Nueva Zelanda de flores rojas y perfectamente aclimatado a la ciudad. También dragos, ficus enormes, Jacaranda, Hibisco, Rosa de China, diversas especies de palmeras, araucarias y variedad de plantas, dotan a este parque público de un gran interés botánico. Hay más de cien especies de árboles y arbustos diferentes, identificados con unos carteles informativos para el visitante.

 

La cascada y la gruta, aportan una pizca de “acción y aventura” al parque

 

Junto a la gruta con sus cascadas de agua, podemos encontrarnos con patos y palomas en dulce convivencia. Las réplicas de dinosaurios que había en el pequeño lago, han cambiado de domicilio y se han instalado muy cerca, en la Isla Eco. El parque ofrece también una zona infantil, una pérgola en la que hay actuaciones y un kiosco con terraza en la que se pueden comer tapas y raciones.

 

 

 

Paseo central del parque con los cipreses podados “a la inglesa”.

Gruta y cascadas, un pequeño lago y patos. Palmera datilera y ciprés.

 

 

Visitar el parque Genovés es descubrir una despensa de sensaciones. Rincones, silencios y melodías cristalinas me acompañan por las formas de sus cipreses perfectamente podados a la inglesa.

 

Algunas de las especies del parque

Ciprés de California (Cupressus macrocarpa). Palmera datilera (Phoenix dactylifera). Yuca (Yucca gloriosa). Ágave del Dragón (Agave attenuata). Arbusto japonés (Portulacaria afra). Crásula (Crassula arborescens). Séflera (Heptapleurum arboricola). Duranta (Duranta repens). Magnolio (Magnolia grandiflora). Árbol del Amor (Cercis siliquastrum). Aligustre (Ligustrum japonicum). Arce (Acer negundo). Drago (Dracaena draco). Araucaria (Araucaria excelsa). Bignonia roja (Tecomaria capensis). Eucalipto (Eucalyptus globulus). Álamo temblón (Populus tremula). Pino canario (Pinus canariensis). Washingtonia (Washingtonia filifera). Olmo (Ulmus). Álamo blanco (Populus alba). Palo borracho (Chorisia speciosa). Laurel de la India (Ficus microcarpa). Jacarandá (Jacaranda mimosifolia). Hibisco (Hibiscus rosa-sinensis). Sagú de Nueva Holanda (Cycas circinalis). Ombú (Phytolacca dioica). Ficus lira (Ficus lyrata), etcétera.

 

Más información Aquí

 

Galería de fotos

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Otros temas de éste número

El prestigio por los pelos

November 13, 2019

La juventud despierta a Chile

November 13, 2019

1/15
Please reload

Contáctanos
LOGOnegro.png

Todos los derechos reservados Maskao Magacín 2019 / Cádiz España