• Maskao Magacín

Surfin' Spain

Qué lejos quedan ahora las playas de Costa Rica, Maldivas o Bali. Donde viajábamos para coger olas. No sabemos cuándo volveremos a hacerlo con tranquilidad, pero sin duda, no vamos a dejar de surfear. Nuestra península está llena de spots perfectos para todos los niveles, así que volvamos a las raíces. Es hora de surfear en España (y en nuestra vecina Portugal). Por Edu Lalanda


Una alumna en una clase de las tantas escuelas de surf que hay en todas las playas

Maskao Magacín



Carros del aeropuerto cargados con más tablas que maletas. Las colas en los centros de vacunación internacional. Gente comprando bañadores y crema solar en Diciembre… ¡Qué tiempos aquellos! Este maldito virus ha cambiado nuestras vidas, pero lo que no va a cambiar, son nuestras ganas de surfear. Después de tanto tiempo encerrados, muchos sólo pensamos en ponernos el traje y saltar al agua. Esa libertad que sientes sentado en la tabla, esperando en el pico, mirando al horizonte, ves venir la serie, te das la vuelta, remas y te pones de pie. Y vuelta a empezar. Solos tú y la inmensidad del océano. Una vez que lo pruebas, te engancha para siempre.


Y en nuestra península tenemos muchas opciones en distintos lugares.


El Cantábrico

Gran variedad de olas, que alcanzan su máximo a partir de Septiembre, cuando las borrascas cercanas a las islas británicas nos envían potentes marejadas a la costa norte del país. En el Atlántico (tanto en nuestras costas como en las portuguesas) el verano anticiclónico trae oleaje más suave, perfecto para aprender, aunque algunos spots mantienen tamaño suficiente para los más experimentados.


País vasco

Desde las estribaciones de los Pirineos hasta la frontera con Cantabria, el País Vasco tiene 176 km de costa, de puro surf. Los hermanos Acero, Aritz Aramburu o Axi Muniain son sólo algunas leyendas de la larga lista de surfistas de talla mundial que surgieron de la prolífica cantera vasca. Y es que sus costas recogen las mejores cualidades para el surf. Con formas variadas, permiten que la marejada y el viento encuentren una playa para levantar olas perfectas.


La costa del País Vasco es uno de los destinos más demandados por los practicantes y seguidores del surf en los últimos tiempos. Las condiciones excepcionales de muchas de sus playas y su relevancia internacional, sitúan esta comunidad en un alto nivel / Edu Lalanda



Mundaka es el spot por antonomasia en el País Vasco. Considerada la mejor izquierda de Europa y una de las mejores del mundo, puede alcanzar 4 m de alto y 400 de largo. Muy tubera y constante (funciona 1 de cada 3 días del año), por su nivel, ha sido 9 veces sede del World Championship Tour.

Ojo, aunque rompe sobre barra de arena, su potencia y poco fondo hacen de Mundaka una ola peligrosa, solo para profesionales.


Zarautz es otro destino mítico de quienes solo pensamos en olas. Allí se respira el surf por todas partes. Playa larguísima, con multitud de picos es también muy constante pero más versátil que Mundaka, con olas para principiantes (hay varias escuelas) y de nivel cuando hay buenas condiciones. Mucho bar surfero, restaurantes de alta gastronomía y los típicos pintxos, redondean la oferta.


Cantabria

Es una comunidad de gran tradición surfera. Jesús Fiochi, de Santander, en 1963 empezó a surfear con una tabla que se hizo traer de Biarritz, aunque le dijo a todo el mundo que venía de Australia. Y desde entonces hasta hoy, Cantabria está comprometida con el surf.


"Ribamontán al mar, es la primera reserva natural del surf en España y la segunda en europa"

Ribamontán al Mar, al este de la Bahía de Santander, es la primera Reserva Natural del Surf de España y la segunda de Europa. La implicación del gobierno regional ha permitido que la localidad se convierta en uno de los principales centros de aprendizaje de surf en la península. Y en la playa de Somo, se encuentra la escuela de surf más antigua de España, con casi 30 años de experiencia.


En San Vicente de la Barquera encontramos otro spot clásico, con olas fáciles y amables. Paraíso de tabloneros y principiantes, en verano alberga numerosos surfcamps y furgoneteros ávidos de salitre. El resto del año, más despoblado, muestra el lado más potente y da cancha a los más avezados surferos.


Surferos en una playa de Cantabria. En todas las playas donde se practica surf, puedes encontrar escuelas profesionales y distintos tipos de actividades relacionadas con el surf

Edu Lalanda




Asturias

¿Qué decir de Asturias, patria querida? Como a muchos exiliados de la ciudad, me acogió durante un tiempo y no puedo estar más agradecido. El carácter de la gente y la generosa gastronomía rivalizan con su mar y su montaña por un hueco en nuestros corazones.


De largo arraigo es el surf en el Principado. Mítica es la historia de dos nadadores, Amador Rodríguez y Félix Cueto, de Gijón, que comenzaron a surfear en San Lorenzo a principios de los 60 con una tabla que se fabricaron ellos mismos.

O la de los hermanos Gulley, australianos, que, en 1968 y volviendo de Portugal en furgoneta, acampan en Tapia de Casariego, sentando las bases de una larga tradición surfera. Tapia es una playa de fondo de arena, no muy grande, pero con bastante consistencia. Otro spot para todos los públicos donde puedes descubrir el surf o perfeccionar tu estilo.


Playa en Asturias



Al oriente se encuentra Rodiles. Playa enorme y preciosa, con un extenso eucaliptal como antesala. A la izquierda sale una ola bastante potente, parecida a la de Mundaka, pero muy exclusiva (no entres si no la conoces) y solo para surfistas con un cierto nivel. Sin embargo, el resto de la playa tiene varios picos en su fondo de arena, donde puedes aprender buen surf con Dani García, en dos ocasiones campeón de España y cuatro veces de Europa. Muy grandes sus clinics de perfeccionamiento.


En Asturias es obligatorio pasar por Salinas. La cuna del Salinas International Longboard Festival, otro de los clásicos en el norte de España. Quizá sea por influencia del Festival, pero es una playa muy tablonera, muy asequible para aprender, aunque en los días buenos suele coger bastante tamaño. Es el sitio ideal si te apetece un surfcamp, pero también tomar unas cervezas y escuchar música viendo el atardecer.


Galicia

Aquí la llegada del surf fue más tardía. Los extranjeros que recorrían el Cantábrico en los 60 desde Francia, con destino a Marruecos pasando por Portugal, solían saltarse Galicia y no fue hasta el 69 que algunos de los que se dedicaban a la pesca submarina y la natación en Vigo, compraran su primera tabla.


Costa gallega



La costa de Lugo es un destino en crecimiento. Por suerte, están aprendiendo de los errores en lugares más masificados. Su desarrollo está siendo más orgánico y reposado.

La pequeña localidad de Xove es un caso práctico. Con su salvaje playa de Esteiro, es un sitio perfecto para disfrutar del surf tranquilamente, sin los “fuegos artificiales” que lo suelen rodear. Por su tranquilidad es un lugar perfecto para descansar y disfrutar del surf y la naturaleza.


Hacia el Atlántico encontramos la playa más clásica de Galicia. En Valdoviño se encuentra Pantín. Una playa grande y abierta, con olas amables y muy tumbadas normalmente, pero cuando entra mar se ponen grandes y potentes, lo que le ha permitido acoger uno de los primeros campeonatos de surf de España, el Pantín Classic, que se lleva celebrando ¡desde 1988! Hoy en día permanece como prueba clasificatoria de la World Surf League, lo que nos da una muestra de su categoría. Visita obligada en la localidad es el museo del surf.


Portugal

Portugal fue uno de los primeros lugares en Europa dónde se surfeó. En el año 1946 se fundó en Carcavelos el primer club de Bodysurf (coger olas sin tabla, solo deslizando con el cuerpo) y a finales de los 50 ya surfeaban con tablas traídas por los soldados americanos. 60 años más tarde, Portugal es una de las grandes mecas del surf. Olas de clase mundial abiertas al Atlántico, de extraordinaria variedad, buen clima, buen ambiente, una cocina estupenda y cercanía, convierten al país en destino número uno de los surferos españoles.

Al no estar en la península no las incluimos, pero no olvidéis las Azores…


1.793 km de costa dan para mucho y es difícil elegir, pero hemos seleccionado varios spots de visita obligada.


"En Santa Cruz se encuentra uno de los surfcamps más exclusivos del mundo. Pero si quieres vivir ambiente surfero, has dado con el lugar"


La zona entre Oporto y Lisboa es la más conocida. Bajando desde el Norte por la costa, empezamos por el plato fuerte: Nazaré. Este pueblo de pescadores alberga una prueba del Campeonato del Mundo de Olas Grandes, gracias a su descomunal izquierda se ha conseguido el récord mundial de la ola más grande surfeada.


Hacia el sur llegamos a Peniche y sus míticas olas de Baleal y Supertubos, que casi nos aseguran, al estar orientadas cada una a un viento, encontrar siempre olas. Más adelante, Santa Cruz, una playa asequible, donde se encuentra uno de los surfcamps más exclusivos del mundo, Noah Surf House. Si ya no estás para compartir una habitación de literas, pero quieres vivir el ambiente surfero en primera persona, has dado con el lugar.


Portugal es un destino surfero indudable. Nuestros vecinos, con casi 2.000 km de costa, tienen una amplia tradición surfera, desde aquel año 1946 cuando se fundó en Carcavelos el primer club de Bodysurf. 60 años más tarde, Portugal es una de las grandes mecas del surf.

Mario Vasa



Ericeira es puro surf a dos pasos de Lisboa (45 min en autobús desde el centro). Quizá la opción más fiestera de Portugal, sobre todo en verano.


Pero no podemos terminar nuestro periplo portugués sin visitar la barbilla de nuestra península. El Cabo de San Vicente, una de las zonas más agrestes del país vecino. Carrapateira en el lado norte, Sagres y Portimao en el sur, son destinos más que merecedores de una visita para buscar olas.


Cádiz

Con la base naval norteamericana en Rota y con el Puerto de Cádiz como paso obligado para los extranjeros que peregrinaban a Marruecos o Canarias, la ciudad era un caldo de cultivo para el surf.


"Sabemos que entre 1962 y 1965 llegó una tabla australiana a Cortadura, de manos de un profesor de español que trabajaba en las antípodas"

Sin tener fechas exactas, sabemos que entre el 62 y el 65 llegó una tabla australiana a Cortadura, de manos de un profesor de español que trabajaba en las antípodas, así como varias tablas de manufactura casera.

Mítica es también la historia de la tabla que Guillermo Morillo, “Wilo”, le compró a un mexicano que necesitaba dinero para ir a Ceuta por 500 pesetas, y del australiano que se alojó en su casa mes y medio a cambio de que le diera clases de surf.


Hablar de surf en la provincia de Cádiz es, hablar de playas salvajes. La más conocida es El Palmar con sus 4 km de playa, con multitud de picos que la convierten en la preferida de la mayo- ría de surferos que visitan Andalucía. En verano suele ser tranquila, ideal para principiantes, pero en otoño su fondo de arena y sus vientos offshore hacen de esta ola un caramelito para los surferos más avanzados.


Surfistas y surferos en la playa de El Palmar en la provincia de Cádiz / Maskao Magacín



Caños de Meca y Yerbabuena son playas con fondo de roca, izquierda y derecha respectivamente, que pertenecen a la localidad de Barbate. De septiembre a marzo reciben los maretones de otoño y no son para todos los públicos, pero maniobrables y tuberas para los que saben.


300 días de sol al año, kilométricas playas vírgenes de arena blanca, atardeceres espectaculares y agua caliente (si la comparamos con el Cantábrico, claro).

¿Qué más se puede pedir?


Epílogo

Toca volver a casa y descansar, que menudo viaje nos hemos pegado. No me quiero despedir sin pedir un favor. Poneos en manos de profesionales siempre. En toda nuestra costa hay magníficas escuelas con profesores titulados que, no solo te van a permitir progresar más rápido, sino que te van a enseñar a estar en el mar que es un entorno cambiante y, aunque a veces nos sentimos seguros, es un entorno hostil. Respeta las normas. Respeta a los que saben y a los locales. Aprende bien. Observa el mar. Mantén limpio el entorno y procura llevarte más basura de la que dejas. Disfruta de la paz del surf. Intenta conocer a las personas que viven en el mar y gasta dinero en los negocios locales.

Y sobre todo, ponte crema o

Mas información aquí

PUBLICIDAD



10 vistas
PORTADAweb
PORTADA36
PAG-1webmaskao
PAG-1peque
PAG-1
Contáctanos
LOGOnegro.png

Todos los derechos reservados Maskao Magacín 2020 / Cádiz España