• Fran Sánchez

El COVID-19 es un invento

Por Fran Sánchez

El titular es lo que aseveran algunas personas, las mismas que denuncian una conspiración de poderes oscuros con millonarios ambiciosos y locos, empeñados en someternos. Desde el 5G hasta la intoxicación por llevar mascarillas, pasando por el perverso Bill Gates y la creación del virus en un laboratorio, consiguen una mezcla apetitosa que atrapa nuevos adeptos para oponerse a las vacunas.


Según los negacionistas, el virus y la crisis sanitaria es un montaje / Maskao



Por las redes, que es como un sumidero al que cae de todo, circulan vídeos, informes, reflexiones o declaraciones de "científicos" apoyando la teoría de la conspiración aplicada al COVID-19.


Para hacer este artículo, he dedicado mucho tiempo a seguir la línea de este movimiento negacionista que se aferra a sus ideas de: “no hay pandemia, la gripe común mata más y no nos confinan. El COVID-19 es un virus pero no tan fiero como nos lo pintan. Es toda una estrategia para controlarnos y hacernos más sumisos a los poderosos. Y hay que oponerse a las vacunas”.


"Desde finales de marzo, cada denuncia negacionista, se ha deshecho como un azucarillo en el café"

Esa sería la idea general, porque son muchas las aristas del discurso que niega la pandemia. Además, se suman nuevas "evidencias", como la de la viróloga china, huída a Estados Unidos, que asegura saber el origen del virus y que no es el mercado de Wuhan.

Nueva munición para los negacionistas. Y ya era hora, porque los puntos fuertes de “la biblia” de la conspiración, no se actualizan desde finales de marzo. Desde entonces, cada denuncia negacionista, se deshace como un azucarillo en el café.


Niegan la peligrosidad del virus, pero acusan al 5G de facilitar -según ellos -, la expansión del COVID-19 debido a que las ondas electromagnéticas destruyen nuestro sistema inmunológico. Y uno duda: ¿si el COVID-19 es un invento, cómo aseguran que el 5G facilita su propagación? Y no hay duda que existe controversia sobre los efectos del 5G sobre nuestra salud, pero, debido a su reciente implantación, no hay estudios concluyentes sobre los efectos que puede producir. Gran parte de la comunidad científica, pide que se realicen estudios profundos sobre esta tecnología.


Un contradictorio discurso, lleno de falacias, medias verdades, inexactitudes y exageraciones, ha cautivado a unos cuantos seguidores que no dejan de hacer ruido. Normalmente podríamos decir aquello de: “cada loco con su tema”, pero en este caso, está en juego la salud de todas y todos / Maskao



También aseguran, que con la vacuna nos implantarán un chip para controlarnos, un proyecto de Bill Gates y el Grupo Bilderberg, entre otros. ¿Controlarnos más? ¿no es suficiente con el control de la Seguridad Social, Hacienda, el SEPE, los bancos, los perfiles en redes y un largo etcétera?


"El complot es global pero solo lo saben ellos, unos pocos ‘privilegiados’ con acceso a los grandes secretos"

A principios de abril, anunciaban que en verano tendríamos implantado el reconocimiento facial y un carné sanitario de COVID-19 como avance para el golpe final, la vacuna y el control total. De momento, ni reconocimiento facial ni carné sanitario. No debemos olvidar, que existe una estricta legislación europea y española sobre el uso y recogida de nuestros datos, algo que choca con esta teoría.


Los negacionistas del COVID-19, están convencidos y quieren convencer a todo el mundo, que con la vacuna nos implantarán un nano chip para tenernos controlados.

¿Más controlados? / Maskao



Según ellos, la información que manejan es la correcta, los demás, batallones de científicos incluidos, estamos engañados por el sistema y los medios de comunicación, todos al servicio de los poderosos. El complot es global, pero solo lo saben ellos, unos pocos "privilegiados" con acceso a los grandes secretos desvelados a través de Youtube, whatsapp o redes apoyando esta teoría de la conspiración, donde todo está bajo sospecha, menos sus disparatadas teorías.


A Gates le acusan también de querer reducir la población mundial, por eso su interés "filantrópico" en donar vacunas a países pobres y ahora, de donar 250 millones de dólares para investigar el COVID-19 y encontrar su vacuna. Lo de "reducir la población ", viene de 2010 con frases sacadas de contexto de una conferencia que Gates dio en el Technology Entertainment Design (TED), cuando en su discurso dijo que “las vacunas y el cuidado de la salud forman parte de una ecuación para reducir la población en el mundo de un 10 a 15 por ciento”. Durante esa conferencia, Bill Gates habló sobre la población como un factor importante para la disminución de emisiones de dióxido de carbono, habló de las vacunas, el control natal y el cuidado de la salud, como forma de evitar el crecimiento desproporcionado de la población, sobre todo, en países que no son capaces de brindar calidad de vida a todos sus habitantes.


"Uno de los argumentos de la teoría de la conspiración, es una entrevista manipulada a Bill Gates en la que dice querer reducir la población mundial"

En 2016, el online Your News Wire (ahora NewsPunch), conocido por difundir fake news, publicó un artículo afirmando que Bill Gates admitía que las vacunas eran para que los gobiernos despoblaran al mundo. El artículo tenía una "entrevista" en vídeo que, en 2017, el sitio de verificación Snopes, comprobó que estas declaraciones correspondían a dos situaciones diferentes y se manipularon para conseguir un vídeo final. Una parte es de una entrevista de febrero de 2011, cuando el periodista de la CNN, Sanjay Gupta, cuestionó a Bill Gates los esfuerzos de vacunación realizados por su fundación. La segunda parte, es un fragmento del discurso del TED en 2010.


El millonario Bill Gates, es señalado por los negacionistas del COVID-19 como uno de los principales precursores del complot. Se le achaca que dijo, según ellos, que con las vacunas quería reducir la población mundial. Y no es el único, también se incluye al magnate George Soros, como otro de los principales cabecillas de este tremendo complot global.



Aún así, Bill Gates suele salir cada cierto tiempo en las teorías conspirativas. Es obvio que los negacionistas, que dicen querer la verdad, no tienen ningún interés en encontrarla si va en contra de sus teorías.


"Dicen que la verdad nos hará libres, pero su relato está lleno de inexactitudes y mentiras lejos de la verdad"

La verdad nos hará libres

Esta frase cierra muchos de los "informes", vídeos o cadenas de "reflexión" de los negacionistas. Pero el cúmulo de acusaciones y contradicciones de su teoría, donde lo mismo cabe el electromagnetismo del 5G que un nano chip en la vacuna, deja claro que para creer en este movimiento, hace falta mucha fe. A Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, lo llaman: "portavoz sanitario del gobierno". Un desconocimiento que asombra incluso en sus "reflexiones" en redes, con preguntas como: ¿Sabes que es la primera vez en la historia que se confina a gente sana? La primera cuarentena oficial de la que se tiene noticia, fue en Ragusa, actual Dubrovnik, el 27 de julio de 1377. Después, a lo largo de la historia, han existido muchas situaciones de cuarentena o confinamiento. ¿Sabes que la mayoría de fallecidos tienen de media 80 años? Hasta el 11 de mayo, la media de edad de fallecidos por COVID-19 en España era de 62 años y ha bajado hasta los 52. Los contagios actuales, se producen en su mayoría entre los jóvenes. ¿Por qué prohibieron las autopsias? Nunca se prohibieron las autopsias. Al inicio de la crisis sanitaria y con cifras muy elevadas de fallecidos, sólo había cinco laboratorios con el nivel de bioseguridad BSL-3 o similar, por esta razón, SEAP (Sociedad Española de Anatomía Patológica), desaconsejó la realización de autopsias clínicas. A falta de autopsias, se tomaron muestras de biopsias postmortem. Subsanados los problemas de seguridad, el 17 de abril se volvieron a realizar las autopsias.


Los negacionistas, cada cierto tiempo, agregan nuevos elementos a su relato y con ello captan a nuevos seguidores de sus teorías. Es un funcionamiento muy similar al de una secta, donde ellos tienen la verdad y todo lo que proviene del mundo exterior, es mentira.

Y te han atrapado / Maskao



Buscan la verdad que les hará libres con mentiras como: “La malaria mata más que el COVID”. En 2019, muertes por malaria en el mundo, 477.000 personas, el COVID lleva ya 976.000.


Negar la realidad es también un mecanismo de defensa. Muchos prefieren un enemigo localizado, que aceptar que vivimos en un mundo donde situaciones como la COVID-19, pueden ocurrir sin control alguno. Por eso, las personas inmaduras, que atraviesan momentos de debilidad o almas cándidas desnudas de conocimiento, son perfectas para sumarse a la "conspiranoia", donde el éxito de estas teorías es su premisa engañosa. A partir de algo cierto, cuelan toda una serie de medias verdades y mentiras. Por eso resulta muy complicado entablar un debate sobre la veracidad del contenido de estas teorías, toda prueba que pretenda refutar la conspiración, es vista como parte de la misma.


Pero toda esta teoría no se sustenta por ningún lado. Según explica Jordi Díaz-Marcos (experto en nanotecnología de la Universitat de Barcelona) en declaraciones a El Periódico: "El uso de nanorobots con microchips conectados a la red 5G 'resulta impensable'. Hasta ahora solo se han desarrollado prototipos en laboratorio, como nanotubos de carbono que se propulsan mediante una reacción química, siendo capaces de moverse y poco más, descartando absolutamente que puedan enviar estímulos. Y sería imposible introducir un microchip con la vacuna (es demasiado grande) y lograr que se conecte a una señal. Cuanto más desconocimiento científico sobre una cuestión, más fácil es que se acepten teorías inverosímiles".


Desde el origen del virus y su posible creación, hasta el control absoluto sobre las personas, todo cabe en este mundo de la conspiración. Y no se puede rebatir, aunque haya mil pruebas que les demuestren lo contrario, dirán que son pruebas manipuladas.



Hablan del "misterioso origen" del virus SARS-CoV-2, aferrándose a que los científicos todavía no saben con exactitud de qué animal o animales ha saltado este patógeno. Esta incógnita da alas para especular sobre la creación del virus por un laboratorio de Wuhan. O por Bill Gates. O por Estados Unidos contra China. O por Soros. O el Club Bilderberg. O los gobiernos para controlar a la humanidad.

A día de hoy, el genoma del virus ha sido secuenciado miles de veces en todo el mundo y no se ha encontrado indicio de fabricación humana. Todo apunta a mutaciones naturales, aunque todavía no esté clara la cadena.


Después de seguir estas teorías y con dos dedos de frente, uno queda hecho un lío. Según ellos, el COVID-19 es un invento, no existe; pero dicen también, que el virus ha sido creado en un laboratorio para ponernos un microchip en la vacuna y controlarnos con el 5G, que también ayuda a propagar el virus. Lo del chip es imposible y la implantación del 5G, por ahora, solo está en 43 países. El número de fallecidos en países con 5G por COVID-19, se alejan mucho de esta teoría.


Trump, los chinos, Bill Gates, George Soros, el Grupo Bilderberg, inventos que no se han inventado o bulos mentirosos, son los argumentos de quienes proclaman: "la verdad nos hará libres". Han conseguido manifestarse en algunas ciudades del mundo. Incluso en la de Madrid, más de uno se contagió. Por eso, es muy importante hacer pedagogía y rebatir estas teorías que provienen de entornos de ultraderecha o ultraconservadores.


"Conferencias, vídeos, páginas web, libros y documentales son parte del negocio negacionista, sustentado por un público entregado a la causa"

Además de desestabilizar, la "broma" les aporta buenos beneficios. Conferencias, vídeos, páginas web, libros o documentales, son parte del negocio con un público entregado a la causa. Ellos, desde su sueño profundo, nos animan a despertar o



29 vistas
PORTADAweb
PORTADA36
PAG-1webmaskao
PAG-1peque
PAG-1
Contáctanos
LOGOnegro.png

Todos los derechos reservados Maskao Magacín 2020 / Cádiz España