• Maskao Magacín

A tornillo

Por Maia Brisé


Que empacho de pandemia, de medidas, de incertidumbre, de Ertes, de mascarillas y de broncas políticas. Y no me mal entiendan, que el empacho es por el bombardeo al que estamos sometidos. La pandemia es una realidad y soy la primera en acatar las medidas, que una es rebelde, pero no tonta. Y si algo ha quedado claro, es que la COVID-19 puede ser letal y no es una mera excusa para doblegarnos a los poderosos. Que he escuchado mil conspiraciones relacionadas con el virus, pero prefiero fiarme de los profesionales de la salud y la ciencia, que con estudios e informes serios que una puede consultar con todo detalle de referencias, nos dicen que "cuidadín" con el coronavirus y que estamos forzando la máquina al volver de prisa y corriendo a la "nueva normalidad".

A tornillo, con empuje y fuerza, se inocula el odio.

Ilustración Maskao



Pero el empacho que me explota en la cabeza, es ese que nos han metido a tornillo, sin comerlo ni beberlo, algunos grupos políticos. Que el gobierno ha metido la pata y ha llegado tarde, seguro, lo reconocen ellos mismos. Que han estado dando palos de ciego en más de un momento, seguro también. Pero de ahí a montar una estrategia de acoso y derribo sin igual para derrocarlo, sin importar que los ciudadanos atravesamos por un pésimo trance, es algo que roza más con lo ruin que con el afán de justicia. ¡Que es una pandemia a lo bestia!, que ha tenido contra las cuerdas a varios países y muy tocado al planeta entero. Y ojo que sigue, en América, norte y sur, hay países donde se han disparado los contagios y el número de fallecidos, mientras, por aquí, los rebrotes afloran.


La derecha y la ultra derecha, que cada día son más un calco, se lanzaron a la yugular con la intención de ser juez y parte para llevar al gobierno al ágora, empalarlo y prenderle fuego. Para acto seguido, ponerse ellos al mando, que para eso tienen a una presidenta en la Comunidad de Madrid que de pandemias y su gestión, sabe mucho. Eso sí, no habría escudo social ni gaitas, que estamos hablando de patriotas y el gran escudo, el mejor, es la bandera nacional con un crespón negro, que a esta gente, el dolor ajeno les conmueve. Solo hay que recordar a Pablo Casado devastado frente al espejo o a Diaz Ayuso de riguroso luto y compungida en la portada de un periódico.


Y así como opino que el gobierno ha cometido errores, que ha dado palos de ciego o que las ayudas prometidas tardan en llegar, digo también que ha tenido aciertos, como solucionar la papeleta, más o menos, a gran parte de los ciudadanos de un país que debía permanecer confinado.


"Son muchos los sectores y colectivos perjudicados, todos y cada uno reclamando: ¿Y qué hay de lo mío?"

El escudo social ha mitigado algunas carencias, incertidumbres y miedos. Y claro que hay quejas, gente que no tiene para comer, para pagar el alquiler, son muchos los sectores y colectivos perjudicados, todos y cada uno reclamando: ¿Y qué hay de lo mío?


Pandemia señores, una pandemia a lo bestia con un país casi paralizado más de dos meses. Con cifras terribles de fallecidos, un drama con miles de familias hechas polvo, un dolor del que todos nos hemos contagiado y a sabiendas que nos espera una crisis económica tremenda, que el futuro se ha convertido en nebulosa y eso no tranquiliza a nadie. Pero en nada ayudan los "patriotas" con sus cacerolas y su discurso a tornillo, si los sacas de ahí, se descomponen porque no tienen argumentos razonables, solo odio ideológico, egoísmo y prejuicios. Mucha bandera, mucha pulserita rojigualda y crespones, pero ni una sola aportación para el bienestar de todos, ni una. Solo han esparcido rencillas y crispación. Llenaron las redes de broncas, mucha gente terminó peleada con amistades o familiares, encendidos por los efluvios de la ira. Y si hace falta poner zancadillas a España en Europa y dificultar las ayudas, se hace, con tal de fastidiar al gobierno, que se fastidien también los españoles.


"Hay que pedir responsabilidades a todos y también a esta cruzada del mal"

Claro que se debe cuestionar y pedir responsabilidades al gobierno, a los políticos, pero a todos, que aquí unos y otros, han llegado mal y tarde, incluso alguna, con un prontuario de desaciertos lleno de desatinos.


A tornillo han inoculado el odio. Vaya mala baba la de los que acusan a otros de sectarios, de cocos comidos, mientras ellos actúan como una secta, unificados con perfiles de bandera y lazo en redes, compartiendo bulos y consignas como argumentos.

Hay que pedir responsabilidades a todos y también a esta cruzada del mal. Los políticos deben sacar el país adelante y nosotros, despertar y ayudarnos para hacerlo menos doloroso, porque corren malos tiempos y lo que menos necesitamos, es regodearnos en la bronca o



24 vistas
PORTADAweb
PORTADA36
PAG-1webmaskao
PAG-1peque
PAG-1
Contáctanos
LOGOnegro.png

Todos los derechos reservados Maskao Magacín 2020 / Cádiz España