• Fran Sánchez

Pin

Y así, queridos amigos, desde que llegaron los innombrables del partido verde telefónica, día sí y día también, estamos metidos en el barro. Mientras, sus socios Populares, hacen cabriolas verbales para no pringarse tanto en asuntos vergonzantes como el del Pin Parental. Desde las trincheras mediáticas, las saetas van y vienen cargadas de razones y sinrazones, llenando programas de televisión, debates, artículos o derramando ríos de tinta en los periódicos y bytes en las redes.



El Pin parental es innecesario, es un problema inventado que solo busca enfrentamiento



Cada cual esgrime sus razones y en función de la cabecera que cobija sus artículos. Los apocalípticos medios de comunicación de la derecha, blanden rápido la espada del miedo frente a un inminente adoctrinamiento a los niños. Para ellos, el adoctrinamiento es todo lo que no sean sus ideas, moral y principios que garanticen la gloriosa senda del buen camino, su senda, claro. Las "luces" de la derecha son más bien cortas, por eso se apoyan en el terror: "mete miedo, miente, que algo queda".


Pero olvidan que los niños y chicos de hoy, aparte y además de la escuela, tienen a su alcance un inmenso mundo de información-desinformación gracias a sus móviles. Y lo que encuentra un niño, a los pocos minutos lo saben los demás. Por eso en los colegios, se incluye el ofrecer educación informada sobre aspectos sociales, de medio ambiente, sexuales y humanos, entre otras materias. Son temáticas actuales y reales, obviarlas es crear un mundo imaginario, alejado de la realidad y de formar a mejores personas. Imagino que convendrán ustedes conmigo, que toda enseñanza en lo excluyente, es negativa e irresponsable.


Bien sabemos qué sectores son más fundamentalistas y quieren negar a sus hijos la existencia de la diversidad, de la homosexualidad, del sexo, de la identidad de género, la bisexualidad, la polisexualidad o la pansexualidad, por ejemplo. Suelen ser muy católicos, de moral rígida y oxidada con pánico a lo diferente, a todo aquello que pueda hacer tambalear sus convicciones.


"Ni por asomo les entraría en la cabeza que se impusiera un Pin Parental para materias religiosas"

Son los mismos que no ponen ni una sola objeción a la enseñanza religiosa, para ellos, eso no es adoctrinar ni motivo de preocupación aunque se hable de palomas que dejan en cinta y un marido sumiso que asume sus cuernos. Ni por asomo les entraría en la cabeza que se impusiera un Pin Parental para materias religiosas y menos aún, en un colegio católico. Tampoco les preocupa, que un alto dirigente del partido innombrable y pro Pin, se jacte por las redes, fusil de asalto en mano, de sus piruetas a lo Rambo, lanzando un mensaje que sí tiene más de adoctrinamiento nefasto y de apología de la violencia.


Varas de medir y raseros tan diferentes, tan interesados, tan cínicos.

La verdad es que poco les importan los niños, ni se han pronunciado sobre las casas de apuestas junto a los colegios. Lo que les tiene muy cabreados, es no tener el poder para adoctrinar a su manera, que ellos sí imparten doctrina. Y el actual gobierno, haga lo que haga y aunque no lo haga, los tendrá de uñas y dando bocados en frente. La consigna no es "cómo mejorar el país", la consigna es "destrozar al gobierno como sea". El Pin Parental es un problema inventado que solo alimenta el enfrentamiento.


Y así, con la tontería, se vota a los neo fascistas que con enseñar la bandera y cuatro peroratas fáciles, se meten en el bolsillo a los incautos. Muchos de sus votantes dicen estar desencantados con la política y por eso dan su voto al fascismo. Vaya apaño. Lo que no quieren reconocer, es que son más de dictadura que de democracia.


Han llegado para estorbar, es lo que más les interesa. Desestabilizar arropados por un supuesto discurso social de marcado carácter racista y clasista. Primero nosotros y después a ver qué pasa. El nosotros se refiere a ellos, los dirigentes del partido, todos de buenísima cuna, de apellidos compuestos y alguno con marqueses en la familia. Pero nos quieren hacer creer que han sufrido la mayor metamorfosis de la historia, olvidando sus raíces para convertirse en defensores del pueblo y de la moral, con un discurso anacrónico lleno de catolicismo que ha embaucado a muchos. Por un tiempo pensé que habíamos aprendido la lección y nunca veríamos como la historia se repetía delante de nuestros ojos. Me equivoqué o


8 vistas
Contáctanos
LOGOnegro.png

Todos los derechos reservados Maskao Magacín 2020 / Cádiz España