• Maskao Cádiz / WWF

Medio siglo amenazada


El 14 de agosto de 1969, hace ya cincuenta años, Doñana fue declarado Parque Nacional. Su protección y conservación, son una prioridad debido a la inmensa biodiversidad que encierra y que no dejamos de poner en peligro. Por Maskao Cádiz

La reserva de Doñana, es un espacio único en flora y fauna, que ha cumplido

sus bodas de oro como Parque Nacional / Wikimedia

Es la mayor reserva ecológica de Europa con centenares de especies de aves, dunas móviles, kilómetros de marismas y atardeceres espectaculares. Es la reserva de Doñana, un espacio único en flora y fauna, que ha cumplido sus bodas de oro como Parque Nacional. Se le otorgó este estatus el 14 de agosto de 1969, convirtiéndose en el sexto de España en conseguir esta categoría. Actualmente hay quince y uno más en camino, la Sierra de las Nieves.

El 14 de agosto de 1969, se le otorgó la categoría de Parque Nacional

El Parque Nacional se crea en 1969 y posteriormente se amplía en 1978. Declarado Patrimonio de la Humanidad, entre otros numerosos reconocimientos, hoy en día se le considera una joya natural insustituible. Más de 100.000 hectáreas protegidas hacen que Doñana sea un lugar clave para la supervivencia de numerosas especies. El nombre de “Doñana” hace alusión a una de sus más ilustres moradoras: Doña Ana de Mendoza, hija de la princesa de Éboli, casada con el VII duque de Medina Sidonia, se retiró a vivir a estas tierras en el siglo XVI.

Hay hasta 37 especies de mamíferos entre las que destaca el lince ibérico / Wikimedia

Ecosistemas

El Espacio Natural Doñana es una de las zonas naturales protegidas más importantes de Europa. Encrucijada clave para las rutas migratorias de aves entre el continente africano y el europeo, supone además el último refugio para numerosas especies en peligro de extinción. Formado por un espectacular paisaje de tierras llanas, destacan dos principales ecosistemas: los bosques de pino y matorral mediterráneo que crecen en un suelo básicamente arenoso, y la inmensa marisma, terrenos inundables formados por arcillas impermeables con un régimen hídrico muy estacional.

Marismas

Estas llanuras de agua dulce que se secan en verano, son punto de encuentro de infinidad de aves acuáticas que las usan para alimentarse y criar. Bosque mediterráneo El matorral de Doñana subsiste gracias a uno de los acuíferos más extenso de España. Especies vegetales como las jaras, el jaguarzo, el romero y el lentisco ofrecen refugio a mamíferos como el propio lince.

La biodiversidad es enorme en el Parque Nacional de Doñana.

Es el paraíso de las aves. Ardea purpurea / Wikimedia

Pino piñonero

La mayoría de los bosques actuales del Parque Natural, están formados por esta especie, que además tiene un valor económico importante gracias a los piñones que produce.

Fauna

Doñana es el espacio natural con mayor biodiversidad de Europa, siendo el grupo de las aves el más importante y numeroso con más de 300 especies que habitan en este territorio, de las cuales, 130 se reproducen habitualmente aquí. La mayoría de estas aves son acuáticas y por tanto su medio preferido son las extensas marismas que posee el Parque. Además hay hasta 37 especies de mamíferos entre las que destaca el lince ibérico; 21 especies de reptiles, 11 especies de anfibios, 20 especies de peces de agua dulce y miles de invertebrados.

Espacio de contrastes, dunas y bosques de pinares / Ángel M

El Lince ibérico

Es el rey de Doñana. Está considerado el felino mas amenazado del planeta. En la actualidad sólo se puede llegar a ver en la sierra de Andujar (Jaén) y aquí en Doñana, donde existen las últimas poblaciones en tierras llanas a nivel del mar.

El Águila imperial

Otro de los emblemas se encuentra casi tan amenazada como el propio lince. Apenas 10 parejas habitan en nuestro Parque siendo uno de sus últimos refugios.

La tortuga mora

Se trata de un simpático reptil en peligro de extinción que tiene aquí uno de los pocos lugares donde poder encontrarla. Es vegetariana y puede llegar a vivir casi 100 años.

Doñana debe su existencia a José Antonio Valverde, un científico español que en los años 60, convenció a las autoridades de la época sobre la importancia de preservar estas tierras. Uno de los Centros de Visitantes del Parque lleva su nombre.

Arena, dunas, playa y mar en Doñana / Diego Delso

La iniciativa de convertir Doñana en Parque Nacional, nace de un grupo de científicos liderados por José Antonio Valverde con el apoyo de personalidades como Luc Hoffmann (ornitólogo, conservacionista y filántropo suizo. Cofundador de la organización Fondo Mundial para la Naturaleza). Trabajaron durante 20 años para proteger el parque de proyectos nefastos para su ecosistema.

Otro importante apoyo fue la creación en 1961, de WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza), que marcó un punto de inflexión en la lucha por salvar el parque. WWF lanzó una enorme campaña en Europa y organizó uno de los primeros crowfunding de la historia para la conservación de la naturaleza.

Con lo recaudado, en 1963 se compraron 6.671 hectáreas de dunas, pinares y marismas para crear la Estación Biológica de Doñana, y en 1969, otras 3.214 hectáreas de marismas salvajes para frenar la desecación por el norte y conseguir la declaración de Parque Nacional. Con el reconocimiento y nuevo estatus para Doñana en agosto de 1969: "se cerró una de las historias de conservación de la naturaleza más apasionantes y épicas del siglo XX", según valoración de WWF.

"Una de las principales amenazas es el robo de agua de su acuífero y la ocupación ilegal de sus tierras"

Las amenazas

A día de hoy, son muchos los problemas que enfrenta el parque. Uno de los principales es el robo de agua de su acuífero y la ocupación ilegal de sus tierras. “El crecimiento descontrolado del regadío y los pozos ilegales están secando uno de los humedales más importantes del mundo, poniendo en peligro su riqueza natural”, alertan desde la organización ecologista.

El desastre de Alnazcóllar, el proyecto "Costa Doñana", el plan de oleoducto para la refinería de Balboa o el dragado de profundización del Guadalquivir, son algunas de las amenazas a las que ha "sobrevivido" el entorno del Parque en este medio siglo de vida. "Estos desafíos han dejado claro que la conservación de estas marismas es inviable si no se tiene en cuenta lo que ocurre fuera de los límites del Espacio Natural", explicó a la Agencia Efe el coordinador de WWF para Doñana, Juanjo Carmona.

Flamencos en las lagunas del Parque Nacional de Doñana / Wikimedia

Carmona recuerda también, que uno de los mayores retos a los que se enfrentó el Parque fue el desastre de Aznalcóllar, cuando se produjo un vertido de lodos tóxicos en Doñada por la rotura de la balsa minera de Boliden-Apirsa. En estos 50 años han habido muchísimas amenazas, como en 1988 cuando se pretendía construir 32.000 plazas hoteleras y campos de golf en la duna fósil de El Asperillo. O los sucesivos proyectos para construir una autopista de Huelva a Cádiz que atraviesa por medio de la marisma y destruyendo este patrimonio único del planeta. En 2005 se quiso construir una refinería de petróleo en Badajoz con una terminal marítima y un oleoducto de unos 200 kilómetros que afectaba a la vida silvestre de Doñana.

En 2012, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, anunció la Declaración de Impacto Ambiental y se abandonó el proyecto. Otro problema al que se ha enfrentado WWF en los últimos tiempos, es el proyecto que pretendía incrementar el calado del Guadalquivir para que pudiesen llegar barcos más grandes a Sevilla.

Por fin el pasado julio, el Tribunal Supremo anuló la inclusión del dragado del canal de navegación en el Plan Hidrológico del Guadalquivir, al afectar este espacio protegido. Gracias a esa sentencia del Tribunal Supremo, se decidió enterrar definitivamente el dragado del Guadalquivir y el cierre de 77 pozos ilegales, lo que da un respiro momentáneo a Doñana.

La defensa ambiental de Doñana empezó en 1953 cuando se le entregó a Franco una misiva, en la que se advertía de los riesgos que entrañaba el plan de repoblación de eucalipto / Tyros Andi

El técnico de SEO/BirdLife en Doñana, Carlos Molina, nos recuerda que esta defensa ambiental empezó en 1953 cuando se le entregó a Franco una misiva, escrita por el joven biólogo Francisco Bernis, en la que se advertía de los riesgos que entrañaba el plan de repoblación previsto. Urgía salvar este enclave privilegiado para las aves migratorias de la repoblación de eucaliptos, emprendida por el régimen a mediados de los 50, para producir celulosa bajo amenaza de expropiación a los propietarios de las tierras. Franco no dijo nunca nada al respecto, pero la repoblación se empezó a frenar en lo que entonces era uno de los mejores cotos de caza de España.

A día de hoy, los expertos siguen atentos a las amenazas contra el Parque Nacional de Doñana, el problema de los pozos ilegales aún no está solucionado ni la excesiva presencia de ganado que afecta a las aves acuáticas.

La autovía Cádiz - Huelva es una nueva amenaza para el parque Nacional de Doñana

La autovía amenazante

Mientras el Partido Popular reitera el «firme compromiso» de la Junta de Andalucía con esta infraestructura, la organización ecologista WWF muestra su rechazo a la autovía Cádiz-Huelva que rodeará a Doñana, y que el Gobierno andaluz del PP y Ciudadanos prevé incluir en el Plan de Infraestructuras del Transporte y la Movilidad.

Playa de Doñana / Elvira Uzábal

Para WWF, esta autovía tendría un impacto ambiental inasumible, porque crear "un cinturón de asfalto" alrededor del Parque Nacional de Doñana, aislaría el espacio protegido y ocasionaría un efecto acumulativo al sumarse a la trama de carreteras ya existentes en el entorno de Doñana, que cada vez hacen más difícil el movimiento de su fauna y los procesos ecológicos. La organización ecologista lamentó que en el 50 aniversario de la declaración de uno de los espacios protegidos más importantes de Europa, la Junta de Andalucía, en lugar de celebrar el aniversario con propuesta positivas, pretende construir un cinturón de asfalto entre Huelva y Cádiz, dañando de forma irreversible sus marismas y su biodiversidad.

cormoranes sobre estacas de madera / Wikimedia

Desde WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza), proponen actuaciones prioritarias en Doñana como acabar definitivamente con el proyecto de almacenamiento de gas de Naturgy en el subsuelo y "no rescatar un viejo proyecto de tan elevado coste económico y ambiental".

El lince en extinción

La autopista aumentaría también el aislamiento y los atropellos de especies como el lince ibérico, gravemente amenazado de extinción en el entorno de Doñana. Además, fragmentaría las marismas y dañaría irreversiblemente espacios protegidos incluidos en la red Natura 2000 de la Unión Europea, como el Corredor del Guadiamar.

Según estudios de la Junta de Andalucía, Doñana 21 y WWF, este proyecto supondría un despropósito económico, el ahorro de tiempo calculado, no llegaría a 15 minutos, pero costaría entre 800 y 1.400 millones de euros. Además, duplicaría una infraestructura ya existente, la SE-40.

Atardecer en el Parque Nacional / Wikimedia

Si se cumplen los planes de la Junta, Doñana y su fauna quedarían literalmente cercadas: al oeste por la A-483 redoblada y por miles de hectáreas de campos de fresas; al norte por la autovía de V Centenario A-49, y al noreste hasta el Guadalquivir, por la nueva autopista Huelva-Cádiz.

Aquí, los linces son ellos y Doñana sigue amenazada

Si los discursos de sensibilidad con el medio ambiente por parte de los políticos fueran sinceros, este tipo de temas ni siquiera se deberían plantear. Si los estudios y sus cálculos se acercan a la realidad, parece increíble que se pueda ejecutar tan faraónico proyecto para “ahorrar” a los automovilistas, ¿cuánto?, ¿20 minutos, como mucho media hora? Eso da igual, es un enorme negocio, las polémicas y las acusaciones, van en el sueldo.

Aquí, los linces son ellos y Doñana sigue amenazada o


0 vistas
Contáctanos
LOGOnegro.png

Todos los derechos reservados Maskao Magacín 2020 / Cádiz España