• Pedro Miguel

Invasión


Se nos está metiendo en casa y no nos damos cuenta. O sí. Pero así es la rosa, que decía el poeta. El inglés está muy presente en nuestras vidas. Demasiado. ¿Demasiado? Es la pregunta del millón. Porque mientras luchamos

-o luchan- a brazo partido para expandir el español por el mundo, el inglés está entrando poco a poco, así como

sin hacer ruido, sin molestar, en nuestras vidas. Pero no un inglés cualquiera, ni tan siquiera el inglés a secas, sino cuatro palabras por aquí, cinco frasecitas y algunas canciones mal pronunciadas por allá y sin tener idea de qué se está diciendo. Porque eso da aire y es lo que se lleva. Sobre todo en infinidad de cargos y carguitos que aparentan una tremenda importancia cuando nadie sabe qué significan ni para qué sirven tan rimbombantes títulos y resabiadas distinciones pero que, eso sí, adornan la importancia de unos cargos que, a la hora de la verdad, ni tan siquiera se retribuyen con un mal salario mínimo: todo son -o casi- becarios o están en prácticas...

El campo de operaciones de esta invasión está omnipresente. Ese inglés tan maltratado/castigado por políticos

y deportistas, entre otros muchos y con muy pocas excepciones, se abre paso día a día, como decimos, y no se comprende bien por qué. Un inglés que, para más inri, no pasa de ser un pésimo sucedáneo de la preciosa lengua de don Guillermo -Shakespeare, of course-, está tomando carta de naturaleza en nuestras relaciones empresariales y comerciales, y a veces en la personales. Con el agravante de que muchos hispano-parlantes somos tan papanatas que nos conformamos con contemplar, impasibles, una rendición en toda regla y sin resistencia alguna ante el avasallamiento de cierto inglés oportunista y pedante. Que, por cierto, poco tiene que ver con el buen y correcto inglés, insisto.

Es curioso que mientras en Estados Unidos -.¡y hasta en China!- el buen español avanza sin freno, como una mancha de aceite y con total aquiescencia y entusiasmo de los nuevos parlantes en el idioma cervantino, ese aparente inglés de andar por casa gana terreno en algunos de los sectores más pretendidamente "prestigiosos" de nuestra sociedad. Y, por supuesto, en la publicidad, con especial incidencia en la comunicación de aquellos mensajes que pretenden vender un producto o servicio entre los clientes que se supone concernidos. Perfumes, franceses en primerísimo lugar, por supuesto. E Incluso coches. ¿Qué pasa? ¿Qué si un ciudadano de a pie no domina "ese" inglés no se puede conducir una determinada marca... ¡alemana!? Pues lo tienen claro... Reclamos en TV sobre todo, pero también en publicaciones periódicas y publicidad exterior. Aunque no por radio, curiosamente, porque lo captan muy poquitos y así no hay manera. Pero, por lo menos, aunque sea un magro consuelo, todavía nos permiten unas misericordiosas instrucciones en castellano. Pero no debido a su propia decisión, o a un ápice de respeto a quienes todavía se comunican en castellano, sino por imposición de normas comunitarias.

"Pero en fin, así es la moda apabullante del nuevo inglés de los pedantes posmodernos"

Pero, en fin, así es la moda apabullante del nuevo inglés de los pedantes posmodernos: la de quienes aparentan dominar con autoridad ese inglés casi incomprensible ante el que hemos rendido los honores reservados a los vencedores... Todo sea por ese pretendido modernismo, que tanto viste aunque sirva para tan poco. ¿No sería mejor aprender inglés - inglés, como el café - café, inglés fetén, conocerlo de verdad y llamar a las cosas por su nombre, con auténtico dominio y conocimiento real, sin tratar de epatar a quienes sólo se han ocupado de trabajar de verdad un idioma, sin trucos, apariencias ni subterfugios? Porque hay mucho cuento -ruido- y pocas nueces -resultados-. El esfuerzo y el estudio son, también aquí, insustituibles. Dejémonos de presuntuosidades y, de una vez por todas, llamemos pan al pan. A menos que, en breve, haya que pedir bread para comprar algo con lo que untar un par de huevos. Y se entiende, claro o

#Inglés #Español #Shakespeare #China #EstadosUnidos #Posmodernos #Bread

0 vistas
Contáctanos
LOGOnegro.png

Todos los derechos reservados Maskao Magacín 2020 / Cádiz España