• Fran Sánchez

Educación y formación


Seguramente el titular no abarca todo lo que conlleva el formar personas más íntegras, con conocimientos, valores reconocibles, inteligencia emocional y sentido común, entre otras cosas. Todo es matizable, todo "depende" e incluso, lo "políticamente correcto", se ha convertido en una sutil segadora de improntas y alaridos del alma. Y que no se me mal interprete, en absoluto estoy en contra de los avances obtenidos gracias a "correcciones" en nuestro lenguaje descriptivo hacia los demás, en cualquier caso, ese es otro tema.

Educar y formar requiere tiempo y paciencia, pero es imprescindible hacerlo

A lo que voy es a la poquísima importancia que se le da a la educación del ser humano, desde niños a licenciados. No funciona y gran parte de los problemas de la sociedad, vienen de ahí. Porque es una cadena, jóvenes bien formados como personas, y no solamente en el conocimiento de materias concretas, serán padres que traspasarán esa formación, esos valores. No sólo se educa y forma en los colegios; en casa, en la familia, también se aportan nutrientes a esas cabezas en formación.

Los programas educativos están obsoletos y las humanidades brillan por su ausencia, ya ni la filosofía tiene cabida, con lo cual, ¿cómo vamos a esperar contar con jóvenes sensibles, respetuosos con la diversidad, implicados con

su mundo, empáticos, críticos, solidarios y menos machistas?, por citar algunas cuestiones. Vivimos en una contradicción enorme, negando o mirando hacia otro lado. Todavía hay colegios subvencionados con fondos públicos que separan a niños y niñas, mientras, nos desgañitamos gritando por la igualdad entre sexos.

"Algo estamos haciendo muy mal con la educación y no ponemos solución"

O pedimos sociedades más solidarias y empáticas, mientras desde pequeños nos inoculan el gen de la competitividad y el éxito, donde se entiende que si hay que pisar al de al lado, se hace. O el conseguir sociedades inclusivas donde se respete la diferencia, mientras nos erigen monolitos de verdades absolutas y conservadoras, que incluso cuestionan esa misma diversidad. Algo estamos haciendo muy mal con la educación y no ponemos solución, siendo uno de los pilares más importantes en la estructura de una sociedad.

Y no niego la existencia de chavales que desarrollan el intelecto y con ello, otras formas de ver y entender la vida respetando sociedades de composición diversa. Pero la gran mayoría tiene como objetivo, "el éxito", al que identifican simple y llanamente, con la capacidad de ganar dinero, cuanto más, mejor. Tener un buen coche, la última consola, el móvil más molón, las zapatillas más caras y ropa de marca, eso da estatus. Que en la cabeza hay eco, da igual, si tienen pasta, el éxito se ha conseguido.

Educar, formar, es entregar herramientas para el desarrollo de las personas y su futuro. Despertar el interés en temas diversos, desde pequeños, es básico. Es como el entrenamiento de un deportista, se debe empezar desde niño y seguir practicando toda la vida.

"La tecnología es de gran ayuda en la evolución del cerebro, pero no la usemos como niñera"

Y nos empeñamos en seguir usando las cosas mal, la tecnología es de gran ayuda en la evolución del cerebro, pero no la usemos como niñera; móviles y tabletas se ponen delante del niño, que digo niño, ya desde bebé, para que quede hipnotizado viendo dibujitos y dejen a los padres tranquilos. No, esa no es la idea.

Es hora, y vamos con retraso, de poner en el sitio que le corresponde a la educación y la formación, en todo lo alto. Es tan obvio, que cuesta entender que gobierno tras gobierno, ideología tras ideología, no hayan sido capaces de articular un sistema educativo en condiciones y acorde a los tiempos, pensando en sociedades de futuro que no necesiten volver a revisarse en las cavernas, como está ocurriendo últimamente o

#educar #educación #formación #filosofía #diversidad #igualdaddegénero

6 vistas
Contáctanos
LOGOnegro.png

Todos los derechos reservados Maskao Magacín 2020 / Cádiz España