• Jaime Becerra

Zero Waste Cádiz


Son un grupo formado por personas de distintas edades, desde niños hasta mayores. Pero el empujón lo han dado unos jóvenes con la idea de hacer visible el problema de la basura que dejamos en las playas.

Sofía, una de las voluntarias recogiendo basura en la playa / Jaime Becerra

Quedamos con ellos un sábado de septiembre en la Playa de la Victoria, en Cádiz, para recoger basura. Y no porque los servicios de limpieza de playas del Ayuntamiento no funcionen, no, esta acción pretende, sobre todo, visibilizar el problema de la basura que dejamos en la arena, el consiguiente daño ecológico y la imagen vergonzosa de nosotros mismos. ¡Y es que aún somos muy guarros!

El grupo se prepara para hacer la batida y Rosa reparte bolsas biodegradables / Jaime Becerra

Siete y media de la tarde y llegan los integrantes del grupo. Rosa trae unas bolsas de basura biodegradables para repartir, ella tiene una larga trayectoria en la senda de lo ecológico. Otro señor de barba y pelo cano, presenta dos varillas que utilizará para ayudarse a recoger basura: "así no tengo que agacharme tanto, las pincho y a la bolsa." Una chica coloca un cartel escrito por ambas caras en la mochila de una compañera que pone: “No ensucies la playa y Zero Waste Cádiz.” Otros chavales se colocan guantes de látex porque: "uno no sabe con lo que se va

a encontrar." En el murito del paseo marítimo está sentada Ana Peralta, la joven impulsora del grupo que a finales

de junio lanzó el primer llamado para quedar por Instagram y días después creo el grupo de Whatsapp. A la vez que mira su móvil, me dice que quizás hoy venga menos gente, por las fechas.

Esta gaditana de 22 años y estudiante de Grado Superior en Guía, Información y Asistencia Turística, cansada de ver los residuos que quedaban en la playa, lanzó esta iniciativa para formar el grupo Zero Waste Cádiz al que ya se han sumado más personas, algunas de ellas, ya llevaban tiempo recogiendo desechos pero en solitario.

Mientras recorremos la playa, las miradas de los voluntarios se clavan en la arena en busca de residuos, algo que hoy se antoja más complicado porque la marea ha traído algas que tapan la basura. Ana está concentrada, muy seria llenando su bolsa.

Ana Peralta, impulsora del grupo Zero Waste Cádiz / Jaime Becerra

¿Ana, en invierno vais a seguir?

El problema es que en verano la playa tiene mucha más afluencia de gente y obviamente hay más basura. Y en invierno pasa lo contrario y no sabemos hasta qué punto estará sucia. Vamos a ver qué tal, cómo vemos la cosa para intentar hacerlo una o dos veces al mes. Pero además, vamos a movernos en otros niveles, por ejemplo, en dos o tres colegios ya tenemos organizadas charlas para los niños pequeños.

¿Cuántos sois, más o menos?

Hay gente que está en el grupo de Whatsapp pero luego no puede venir. Los que solemos venir siempre somos unos diez o quince.

Sois un "grupo virtual", sin local de encuentro.

No, no tenemos local. Pero lo que queremos hacer ahora, es montar una asociación para que la gente se inscriba

y forme parte como socia.

Chicas y chicos comprometidos con la recogida de residuos en las playas / Jaime Becerra

¿Te gusta implicarte, hacer cosas?

A mí, sí. Soy una persona bastante activa, he hecho teatro, estoy también en una asociación y soy muy sociable, vamos, que me gusta mucho moverme.

¿Turismo y ecología se pueden conjugar?

Si tiene que ver, en lo que estudio hay bastantes ramas que tocan lo que es la ecología como el ecoturismo o el turismo activo, entonces van un poco de la mano.

¿El turista también ensucia?

Exactamente, gente mal educada hay en todas partes. La idea de que la playa debe estar limpia para el turista como motivo principal, es totalmente errónea, yo no estoy nada de acuerdo con eso.

¿Sabes cuánta basura habéis recogido desde junio?

No. El problema es que, por ejemplo, esta bolsa que yo llevo, suelen ser de 10 litros, pero hay de distinta capacidad

y aunque sean de 10 litros y la llenamos, hay que tener en cuenta que colillas y plásticos no pesan tanto como otras basuras. Entonces es complicado hacer el cálculo.

El grupo lo integran personas de diferentes edades / Jaime Becerra

¿El Ayuntamiento os ha felicitado o agradecido?

Mmm, no -sonríe-. Solo una vez el alcalde puso un tuit referido a nosotros en la primera limpieza que hicimos, pero listo, ya está, no nos han dicho nada.

Pero se pueden ofender, porque parece que recogéis lo que no recogen ellos.

A ver, no sé, voy a ser abierta en este tema porque no me gusta callarme las cosas. Yo creo que el trabajo del Ayuntamiento está bien, nosotros no pretendemos quitarle el trabajo a los basureros ni muchísimo menos.

Estamos aquí para concienciar a la gente que viene a la playa y diga: "Para que estos chavales no tengan que recoger la mierda de los demás, yo voy a recoger la mía". Pero no veo bien, sinceramente, que se vaya presumiendo de playa limpia cuando realmente no está limpia, hay que abrir los ojos un poco más en ese aspecto y en lugar de sentirse ofendidos por nosotros, deberían tendernos una mano o decirnos: "¿en qué os podemos ayudar?". Pero ni siquiera sabemos cómo les sienta.

Colillas, plásticos, globos, cañitas de beber y envoltorios, es lo que más se tira

a la arena

Pero las playas de Cádiz tienen bandera azul.

Es que eso no es así, porque por mucha bandera azul que tengas, si esta está sucia, imagínate como estarán otras.

¿Qué es lo que más encontráis?

Las colillas, los globos, los plásticos, cañitas para beber, envoltorios...

¿Algo insólito que hayáis visto en este tiempo?

Una familia que venía de fuera, tenían montada una carpa con un cumpleaños y mucha basura tirada por el suelo. Nos preguntaron si podíamos recogerlo, les dijimos que esa no era nuestra labor. Al rato volvimos con mi compañera y un hombre nos dice: "mira, que he recogido dos o tres cosas, pero que allí os lo han dejado todo".

Y nosotras, ¡cómo que nos lo han dejado todo! Al final lo tuvimos que recoger y había de todo, pañales, yogures, plásticos, cajas de galletas...

La limpieza de la playa se hace a conciencia / Jaime Becerra

Ese es el lado oscuro, pero también os dirán cosas buenas.

(En ese momento se acerca un chico a preguntar si son voluntarios. Ana le explica lo que hacen y recibe la felicitación del muchacho que incluso, recomienda que se les pague). Pues mira, ves, justo de lo que estábamos hablando.

Basura Cero

Basura cero (del inglés, zero waste) es un movimiento basado en la reutilización de residuos para que no sean almacenados o incinerados, intentando reducir la contaminación. La base es la recogida selectiva de la basura, tal como hacemos en España con contenedores para vidrio, papel, plásticos y orgánica.

La primera gran ciudad que legisló al respecto fue Canberra (Australia), en 1995. Ese mismo año se sumó San Francisco, en Estados Unidos, que logró reducir en un 50% sus residuos urbanos en un período de 10 años.

En España, Cataluña fue la primera en regular la recogida selectiva de residuos en municipios con más de 5.000 habitantes en 1993. Pero la cara más visible e impulsora del movimiento Zero Waste, es Bea Johnson, una francesa

de 44 años. Johnson obtuvo el premio The Green Awards en 2011 y publicó en 2013 Zero Waste Home, libro que ha sido traducido a 20 idiomas y que la ha llevado a dar charlas en más de 50 países. Bea Johnson lleva viviendo junto a su marido y sus dos hijos sin residuos domésticos desde 2008, generando al año tan solo un tarro de basura. Gracias a estas pautas, su familia también ha reducido los gastos anuales en un 40%

El 75% de la basura de las playas españolas es plástico, el residuo que más abunda en las costas de Europa según la Agencia Europea del medio Ambiente

Lo peor, el plástico

Casi diez millones de toneladas de plástico acaban en el mar cada año, el 80% es generado por actividades terrestres como un día de playa donde tiramos sin pudor colillas, bolsas y vasos de plástico, botellas de refresco

o envoltorios. Así, el 75% de la basura de las playas españolas es plástico, el residuo que más abunda en las costas de Europa, según denuncia un proyecto de la Agencia Europea de Medio Ambiente que servirá de base para las políticas comunitarias contra este material. Y uno de los problemas, es su gran perdurabilidad. Para hacerse una idea, una botella de plástico puede tardar hasta 450 años en descomponerse en el agua, una lata de aluminio medio siglo y ni siquiera se conoce el tiempo que perdura el vidrio. La "isla" de plásticos del Pacífico, equivale ya a Francia, España y Alemania juntas.

Recogiendo basura

Poco a poco el sol va cayendo y el grupo de voluntarios sigue con su labor. Sergio tiene 17 años y es estudiante de segundo de bachillerato, dice que se sumó al grupo porque con sus amigos se quejaba de la suciedad que quedaba en la arena y, al igual que Ana, un día dijo: "Quillo de verdad, vamos un día y limpiamos la playa". Lo de Zero Waste Cádiz le vino por sorpresa, le gustó mucho y se sumó.

Sergio, 17 años, durante su trabajo de recogida / Jaime Becerra

Rosa Flores es otra de las personas implicadas con el medio ambiente y la ecología, es una veterana de estos movimientos y responsable del portal ecototal.com.

Rosa, ¿desde cuándo llevas recogiendo basura de la playa?

Puf, desde los veinte años.

¿Eres de Cádiz?

No, yo soy de Sevilla. Pero llevo muchos años viviendo en Cádiz. He sido de las primera mujeres neorrurales. Me fui a la Sierra de Aracena, a El Cabezuelo, una aldea perdida de la mano de dios en los años 80. Sin agua, sin luz, en plan autosuficiente yo sola, éramos tres vecinos y allí estuve casi 20 años. Monté una fábrica de mermeladas ecológicas y metí a muchos agricultores de la zona en el proyecto. Después me vine a Cádiz.

¿Cómo conociste el grupo Zero Waste Cádiz?

Me los encontré aquí, como yo siempre vengo por la playa, digo oye, qué estáis haciendo. Y alguien me dijo: "somos un grupo que se llama Zero Waste Cádiz". Entonces me metí porque me parece una idea genial.

Rosa Flores, lleva años recogiendo basura en la playa / Jaime Becerra

Sofía tiene 17 años y ha estado desde el principio en el grupo, aunque durante las vacaciones no ha podido asistir

a todas las quedadas porque estaba fuera de Cádiz.

Sofía, 17 años, voluntaria de Zero Waste Cádiz / Jaime Becerra

¿Por qué te apuntaste a Zero Waste Cádiz, Sofía?

Con mis amigos nos gusta hacer cosas nuevas y esta idea nos gustó, porque siempre que vamos por ahí, nos preocupamos de recoger la basura que dejamos. Lo vemos como un nuevo plan que encima ayuda al medio ambiente y podemos limpiar la playa.

¿En el colegio tenéis algún tipo de educación medioambiental?

No... o bueno, poco, poco. La verdad es que deberían hacer más charlas.

Patricia es de mediana edad y viene con su hijo de 5 años, ella es la autora de una especie de blog en twitter llamado: si no reciclo, reviento. Y nos lo explica así: "la protagonista es una mujer trabajadora, flipada con el reciclaje, los plásticos y el cero residuos; su hijo tiene 5 años, que es mi hijo Pablo. Entonces cuando hacemos recogidas en la playa o en el colegio de Pablo, contamos la historia. También hago teatro o cuentos sobre reciclaje. Y este año para carnavales, hemos hecho un disfraz con materiales reciclados."

Patricia, autora del blog: "Si no reciclo reviento" / Jaime Becerra

¿Hace cuánto que recoges desechos en la playa?

Con Pablo desde pequeñito, pero nos movemos también mucho en el campo a hacer senderismo o vamos a anillamientos, porque también estoy ligada a la ornitología y siempre llevamos nuestra bolsita para recoger.

Entonces, tu niño lo ha mamado desde pequeño.

Uy, este que no vea a nadie tirar basura. La base es la educación, hay programas como Recapacicla de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta con Ecoembes y la verdad es que cubre, pero como algo puntual y no como un programa obligatorio con respecto al reciclaje, al medio ambiente o al cambio climático. Pero este año cuando llegué al colegio de mi hijo, que es público, me sorprendió gratamente la campaña de las fiambreras. El simple hecho de que todos los niños de un colegio lleven una fiambrera y una botella de aluminio para no llevar todos los días una botella de agua de plástico, ya es un avance. Porque multiplica por cada niño, por cada clase y por todos los días del año y te sale un montón de botellas de plástico.

Lo mismo ocurre con esto de recoger basura en la playa, la gente ve que hay otras personas implicadas con este tema y se visibiliza, aquí hay jóvenes, niños, gente mayor y de todas las edades.

Esta idea no ha necesitado de mesas de negociaciones eternas, de comisiones de evaluación de la evaluación ni de propuestas y contrapropuestas infinitas. Es una iniciativa que ha emanado de un grupo de jóvenes que acudieron al llamado de Ana Peralta y que se ha activado en días, sin presupuesto pero con muchas ganas. Es una gran noticia y un ejemplo para todos, incluso para los políticos encerrados en su laberinto partidista de demagogia

y burocracia o

GALERÍA DE FOTOS / Jaime Becerra

#Zerowaste #ecología

15 vistas
Contáctanos
LOGOnegro.png

Todos los derechos reservados Maskao Magacín 2020 / Cádiz España