• Jaime Becerra

Un balón para la integración


Inspirado en una buena persona, nació el equipo de fútbol Alma de África. Un proyecto de integración deportiva para los inmigrantes que han llegado a Jerez, después de un largo viaje de supervivencia. Este reportaje es un homenaje a "Macar" y a todas aquellas personas que creen en un mundo mejor, solidario, justo e igualitario.

El equipo Alma de África es un ejemplo de integración de inmigrantes a través del fútbol / Foto Jaime Becerra

La llegada de la inmigración a Jerez de la Frontera, propició que hace unos años un grupo de africanos se reunieran todos los domingos en la pradera hípica de Chapín, simplemente para jugar al fútbol. El hecho llamó la atención de alguien que durante sus paseos, observó cómo semana tras semana, los africanos disputaban su partido.

Pero también vio que, por el carácter competitivo de los jugadores, pasaban más tiempo discutiendo que jugando. Así es que, impulsado por el espíritu solidario de su hermana "Macar", recientemente fallecida y persona muy sensible con el colectivo de inmigrantes, decidió ofrecerles ayuda. Para empezar, les hizo ver que necesitaban un árbitro. Y acudió a su amigo Alejandro Benítez, que de estas cosas de fútbol, sabía. Y aquí empieza todo, el árbitro se convertiría por un tiempo en entrenador y después, en presidente. En la actualidad, Alma de África es el único equipo de inmigrantes federado en el mundo.

Alejandro Benítez, presidente de Alma de África es gaditano de nacimiento, pero lleva toda su vida viviendo en Jerez, es simpático y de trato muy agradable, con ideas claras que explica con pasión. Sujeta una carpeta mientras mira su móvil para buscar contactos a un chaval en otros equipos, es muy joven y en Alma de África no puede jugar porque es un equipo de la categoría Senior.

¿Alejandro, siempre has estado en el mundo del fútbol?

Yo he sido futbolista, estaba en el Jerez Deportivo en 2ª división B, he jugado en el Conil, en el Portuense y he sido monitor del fútbol base de la Escuela Municipal de Jerez, y también en una asociación de veteranos del Jerez Deportivo. Por eso mi amigo Quini me llamó para arbitrar en los comienzos de este equipo.

Inicios del equipo Alma de África en la pradera de Chapín.

De espaldas y con polo verde, el entonces árbitro y hoy presidente, Alejandro Benítez.

Y de árbitro, pasas a Presidente.

Bueno, de árbitro paso a entrenador y después a Presidente. Yo llego a la pradera y veo que hay jugadores que no lo hacen mal y mi amigo me dice: "oye, ¿qué podemos hacer?" Él vivió unas circunstancias que yo también viví, su hermana "Macar" murió muy joven por un cáncer de mama, era muy solidaria con los africanos, siempre estaba dándoles alimentos o regalitos. Entonces mi amigo me dijo que quería hacerle un homenaje, que podríamos hacer un partido de fútbol. Le dije, mira Quini, yo tengo dos hijos jugando, uno en el Jerez y otro en el Atlético Sanluqueño, puedo hablar con los clubes y hacer un triangular en navidades. Nosotros hacemos un equipo con los chavales y es algo que le haría mucha ilusión a tu hermana. La idea le pareció estupenda y con un dinerito que él tenía ahorrado, les compró la equipación, unos trofeos, hicimos la cartelería y los otros dos equipos se brindaron sin problemas. Así hicimos el torneo Alma de África y al equipo le pusimos el mismo nombre pensando un poquito en "Macar". El torneo tuvo un boom mediático muy fuerte. La prensa se interesó y empezaron a llamarnos. Llegó

un momento en que dijimos: ¿y por qué no meter al equipo en competición?, un equipo de inmigrantes, que integración más natural, que juegue con los de aquí de igual a igual.

Llamamos a la Federación y nos dijeron que en equipos amateur no hay límite de extranjeros, nos liamos la manta a la cabeza, buscamos dinero, incluso pusimos dinero nuestro para empezar e inscribimos al equipo en la Federación Andaluza. Decidimos que en el equipo, aparte de los inmigrantes, hubiera españoles para que la integración empezara en el mismo grupo. Y eso ha sido una de las claves para cumplir ese objetivo social.

Ya en 2015-2016, hicimos la primera temporada.

Alejandro Benítez, presidente de equipo Alma de África.

Foto Jaime Becerra

Vuestra web pone: "Muchas Culturas, una única misión: un mundo sin fronteras".

Nosotros es lo que intentamos, queremos darle un contexto positivo a la diversidad y creo que lo hemos conseguido. Este equipo, que es de inmigrantes, con más de quince nacionalidades, religiones diferentes, culturas diferentes, idiomas diferentes y el primer año con toda esta mezcla, conseguimos competir e incluso ascender a 2ª Andaluza Senior. Entiendo que la diversidad es positiva en ese aspecto.

¿Cómo acoge la gente de Jerez al Alma de África?

Jerez es una ciudad muy solidaria y acogedora en este aspecto. Será por las reminiscencias históricas del pueblo gitano en la ciudad, con una población donde está muy integrado el flamenco, el gitano, aquí se mezclan payos

y gitanos sin ningún problema, y eso, creo que influye en que se acoja a los inmigrantes de una manera muy natural. Hasta tal punto, que son ellos mismos los que deciden quedarse aquí, siendo Jerez más una puerta de entrada a Europa que destino final. Su pensamiento no es: "oye vámonos a Europa, a Jerez", no.

Aquí hay una infraestructura de asociaciones que protegen a los inmigrantes, muy fuerte. Me siento orgulloso

de cómo funciona la red de asociaciones de este tipo.

Eso sí, en el fútbol existe el energúmeno de turno que aprovecha el insulto fácil porque es negro, pero eso nunca ha sido orquestado en los campos, al revés, allí donde hemos jugado, nos han recibido con cariño y simpatía. Siempre nos han dicho que el partido al que más gente va, es el que juegan contra Alma de África. El equipo

tiene tirón.

Es el único equipo del mundo integrado por inmigrantes y federado

En España hay otras iniciativas parecidas como los Dragones de Lavapiés, en Madrid.

Sí, los conozco, pero creo que Alma de África es el único equipo del mundo con estas características que juega competición federada. Me he enterado que el Ciudad de Murcia ha hecho un equipo filial con inmigrantes, pero es un club de fútbol, nosotros no, nosotros somos un equipo de inmigrantes y hecho para inmigrantes.

Y federar un equipo de fútbol es un dinero, no es fácil tener financiación y patrocinio para mantener el equipo, cada año partimos de cero y aunque hemos salido en todos los medios de prensa nacionales y del extranjero, no veo que eso se traduzca en más patrocinios.

Escudo del equipo Alma de África

Alma de África es también una forma de integración ¿cómo se gestiona la integración?

Lo primero es dar un recurso a estos chicos para poder hacer deporte, vida saludable y retirarlos de otras distracciones. Porque siendo chicos de recursos escasos, pueden caer al lado oscuro. La idea es crear un conjunto de personas que trabajen por un mismo objetivo, y con el tirón del fútbol, están muy ilusionados.

Y sí, juegan al fútbol pero el lunes vuelven a los semáforos, a limpiar coches por las calles... ¿qué hacemos? Crear una infraestructura en la que estamos trabajando hace tres años y es complicado, porque al final, todo es dinero, y para trabajar con ellos necesitamos tener un trabajador social y un piso de acogida, porque hay chicos que no tienen dónde vivir. Lo que sí tenemos, es un contacto permanente con las asociaciones de integración para inmigrantes en Jerez, gracias a eso, hemos conseguido papeles, trabajo y acelerar la integración administrativa, laboral y social. Cuando llega un chico nuevo al equipo, no hay cosa más efectiva como integración que entrar en el grupo, les da seguridad y autoconfianza que es muy importante, y el idioma lo van aprendiendo poco a poco.

Son escalones que van subiendo y nos hace sentir orgullosos.

Tenéis varios premios como el Ciudad de Jerez a la integración en 2016, el trofeo al juego limpio y el Corazón de Olavidia en Carboneros, Jaen. ¿Qué significa para vosotros?

Son un orgullo para nosotros, yo creo que ninguna asociación de nuestra ciudad, ha conseguido en tan poco tiempo tanto reconocimiento. Que en Carboneros nos reconozcan, es una gran ilusión; que nos hayan llamado de Marsella para ser padrinos de una exposición para colocar nuestra camiseta en un museo de la ciudad, con el artículo 14 de Derechos Humanos, pues es también un honor.

Atendiendo a la charla del entrenador en el Polideportivo San Telmo de Jerez. Además de los jugadores africanos, el equipo cuenta también con jugadores españoles y latinoamericanos para conseguir una real integración desde el propio grupo. Foto Jaime Becerra

¿Tenéis algún apoyo por parte de las instituciones?

El Ayuntamiento de Jerez intenta ayudarnos, pero no tiene dinero. Llevamos tiempo pidiendo un local pero no nos lo conceden. Eso sí, nos dejan utilizar el Polideportivo San Telmo que es donde entrenamos a coste cero. Pero así están otros equipos que utilizan las instalaciones, es como una subvención. El año pasado la Fundación de la Real Escuela de Arte Ecuestre, hizo una gala benéfica donde el 50% de la recaudación fue para nosotros y el otro 50% para una asociación de niños con síndrome de Down, y eso nos dio un empujón para la temporada pasada, también La Caixa nos ayudó con una donación. Y la equipación es de Kelme desde hace dos años, se han portado muy bien con nosotros y no se pueden quejar de la repercusión que ha tenido su marca con el equipo.

¿Cómo se está financiando el equipo?

Con donaciones de empresas y particulares. En nuestra página web está cómo colaborar y tenemos un carné de socio por 20 € y vamos tirando con eso. Este año Titania, una empresa de ensayos de materiales aeroespaciales del Puerto de Santa María, nos ha dado un empujón, llevan ayudándonos dos años. También la academia de inglés Chelsea. Pero el problema es que cada año partimos de cero, al ser una asociación joven, no podemos optar todavía a subvenciones. Ahora puede que haya una posibilidad con Diputación de Cádiz.

¿Los chicos cobran por jugar?

No, no cobran nada. En los equipos de esta categoría, muchos jugadores tienen que pagar su ficha y además una cuota de 20 € para poder jugar. Aquí es todo lo contrario, tienen su equipación, su ficha y cuando podemos, los desplazamientos en autocar, pero no pagan ni un euro.

Entonces, llevar este equipo es pura solidaridad.

Imagínate, lo hacemos de forma totalmente altruista, no es una empresa ni cobro un sueldo. Yo tengo una oficina de seguros y vivo de eso. Ojalá llegara el momento en que nos pudiéramos dedicar en exclusiva al equipo. Yo le echo un montón de horas, incluso a veces me paro a pensar y digo: "oye Alejandro, tú estás dejando un poquito de lado la facturación para tu familia", pero no sé, es como una droga que va más allá del terreno de juego; por ejemplo, esta mañana he estado con uno buscándole trabajo.

Es un proyecto muy bonito y tiene que tomar ya una estructura de ONG,

Aquí no nos quitan nada, si viene un inmigrante, sin papeles y me va a quitar el puesto de trabajo, muy torpe tengo que ser yo.

Hay personas que dicen que los inmigrantes tienen más facilidades que los españoles para obtener ayudas.

Esa idea, ese bulo, nos está perjudicando mucho a partir del tema del barco Aquarius, donde parece que hubieran venido muchos más y más pateras. Yo les diría a esas personas, que si no estuviera Alma de África, ¿dónde estarían estos chavales? Aparte, aquí no nos quitan nada, si viene un inmigrante, sin papeles y me va a quitar el puesto de trabajo, muy torpe tengo que ser yo.

A ninguno le dan 400 € ni le dan nada, eso es mentira. Ellos se tienen que buscar la vivienda y pagar sus alquileres. Ninguno de ellos quiere dejar su familia, su país, para emigrar a otro sitio por gusto. Por eso estamos trabajando con la plataforma Stop rumores, para intentar desmontarlos con casos verídicos y documentación para que la gente comprenda cuál es la realidad.

El entrenador

Alberto González es un jerezano que ha vivido mucho tiempo en Madrid, llego al club como entrenador al final de la temporada pasada para "echarle un cable a los chavales" y se ha quedado.

¿Los chicos vienen con el sueño de hacerse futbolistas?

No sé, ellos no hablan de eso, vienen porque les gusta el fútbol, vienen a echar el rato, a disfrutar, seguramente alguno sí tendrá miras de llegar a algo importante. Pero aquí profesionales no hay, son todos aficionados.

Muchos no hablan español, ¿cómo te entiendes con ellos?

Traduciendo, cojo a alguno que habla español para traducir. Otros llevan unos meses aquí y ya entienden algo.

¿Cómo reacciona la sociedad frente al proyecto de integración?

Hay sus pequeños problemas, pero por las dos partes. La gente nos ve como un equipo exótico y los chavales también piensan que la gente los mira raro, pero se va solucionando. Yo les insisto en que se integren e intenten ser lo más normal posible.

¿Tenéis aficionados que os siguen?

Sí, hay amigos de los chicos que vienen. También tenemos jugadores españoles y traen gente, siempre tenemos

un grupito que nos sigue.

¿Cómo se prevé esta temporada?

Ellos ascendieron hace dos años y esta categoría está más organizada, ponen muchas ganas, mucha voluntad, pero no es suficiente. Ellos han vivido el fútbol entre amigos, en la calle y no tienen conocimientos tácticos. Pero este año, me está gustando el grupo que hay.

Tenéis un premio al juego limpio ¿Entrenar es también educar?

Bueno, sí, pero es también una lucha, hay chavales que lo han pasado mal y les cuesta frenarse. Por eso además de ser futbolistas, insistimos en la integración, les ayudamos y pedimos que se porten bien dentro y fuera del campo.

Tadla es de Senegal, lleva aquí un año después de haber pasado por Italia. De la Escuela de Fútbol El Paquete, pasó

a Alma de África. Le gustaría llegar a ser jugador profesional, admira a jugadores como Mané, Neymar y Cristiano. No tiene trabajo y es extremo derecho en el equipo.

Tadla Foto Jaime Becerra

Modu es senegalés y está desde el principio en el equipo, no tiene trabajo pero está haciendo un curso de cocina. Le gusta España y explica que en su país hay muchas necesidades, por eso se ven obligados a salir para buscarse la vida. Le encanta Pogba y en el equipo juega de todo, de central, centrocampista e incluso delantero.

Modu Foto Jaime Becerra

Alma de África es más que un equipo de fútbol, es también un proyecto de integración que ha nacido gracias a personas que priman los buenos sentimientos y a la solidaridad, antes que a la ira y el egoísmo. Son un ejemplo que nos debería llevar a reflexiones sobre nuestra “humanidad” o

#AlmadeÁfrica #Fútbol #Inmigrantes #JerezdelaFrontera

6 vistas
Contáctanos
LOGOnegro.png

Todos los derechos reservados Maskao Magacín 2020 / Cádiz España